miércoles, 1 de octubre de 2008

Uno


El tren arrancó una vez más. No vi cuál era la estación que dejábamos atrás. Daba lo mismo, todas se parecían.

Lo importante era viajar, irse, moverse. Dejé mi versión barata de Cuentos de amor, de locura y de muerte sobre el asiento de cuero y me dediqué a mirar por la ventanilla.

Atrás ya habían quedado los árboles florecientes que denotaban la recién llegada primavera. Ahora todo era gris y marroncete.

De todos modos, mi corazón extrañaba pisar la hojarasca otoñal, su inconfundible ruido, el caer de una hoja sobre sus hermanas, que tantas veces caminando por las arboledas de Rauch me había hecho dar vuelta, pensando que alguien me seguía.

Como no podía fumar, encendí la radio de mi celular, auriculares en oídos. Sonaba Ramón, un viejo éxito de una banda que ya no me gustaba. Recién ahí comprendí que el estribillo decía “despacito, casi lento” (y no “macilento”, como siempre había creído).

La locomotora del viejo Astrocóndor se esforzaba por seguir avanzando, pero el paisaje no cambiaba. Todo hacía parecer que continuaríamos con la misma inercia pampeana. Sin embargo, si bien el exterior se mantenía constante fue el interior el que devino: un hombre alto, de barba negra sin bigote y gafas al tono se sentó frente a mí.

Literalmente en frente: se tomó el trabajo de dar vuelta el asiento contiguo, para quedar en un precioso cara-a-cara francés. Algo en sus gestos me hacía acordar a un viejo profesor de la secundaria, un ridículo que se hacía el culto utilizando palabras extrañas, algunas de las cuales aún guardo en mi memoria (¿Qué diantres quería decir “huero”? ¿Era un sustantivo o un adjetivo? Nunca me preocupé por averiguarlo).

Consulté mi viejo Cronopios: eran las seis y media.


6 comentarios:

G. dijo...

Ja Ja Ja---
Muy bien... Encontré las mías y varías de las otras... Muy bien... Clap Clap Clap.

Veremos a dónde va...

Ahora hay que dejar algunas otras, ¿no?

Bueno, se me ocurre:

NENÚFAR
ACICATE
SOLECISMO

Saludos, veremos para donde va... Me gusta, me gusta.

PD: Buen juego.

Duquesa de Katmandu dijo...

Cumplo en pedir:

"diástole"

"empréstito"

"intragable"

Fáciles, mirá...

Besos ínclitos

El Jardinero del Kaos dijo...

totalmente lo esperado!!!

-dadaista

-metatron

-calamidad

adelante...usted puede!!!

Lauri dijo...

Me gusta. Pero ya tenés demasiadas palabras.
Para la próxima pienso.

G. dijo...

NENÚFAR: (del ár. Naylüfar, del persa Nilopal, y éste del sánscrito Nilautpala, loto azul, a través del lat.; Nymphaea alba). m. Planta ninfeácea de hojas redondas que flotan sobre la superficie del agua y grandes flores blancas.

ACICATE: (¿del ár. and. Muzíl assiqát, quitador de flaquezas de la caballería remisa?) 1. m. Espuela con sólo una punta de hierro. 2. (Ser, servir de) Algo que mueve a hacer cierta cosa o a obrar de cierto modo: "las ganas de casarse son el acicate que le hace estudiar".

SOLECISMO (del lat. "soloecismus", del gr. "soloikismós") m. GRAM. Cualquier vicio de dicción consistente en emplear incorrectamente una expresión o en construir la frase con sintaxis incorrecta. Se cinta como solecismos graciosos, de creación popular, estos dos nacidos en Sevilla: "El café del olivo", por "El café de Hollywood", y "el explica" por "el speaker".

No es que dude de tus habilidades; pero me pareció forro no hacerlo, ya que costaba tan poco.
Ahora sí.

Lolette Glamour dijo...

jajaja te mataron con éstas palabrotas jijiji. Uno de mis perros se llama Ramón, y cada vez que aparece los invitados le cantan esa canción...Pero él se llama así por los Ramones!! Bueno...voy a seguir leyendo...