lunes, 16 de febrero de 2009

El Juego del Capitán (Quinta parte)



De pronto tengo una súbita idea: vuelvo a entrar a la carnicería, saco el garfio de mi bolsillo y me dirijo a Polifemo con una mirada desafiante.

- Si no me leés la carta te arranco el otro ojo…
- ¿Se trata de una broma, verdad?

Polifemo suelta esas palabras en tono relajado, mientras extrae lentamente un cuchillo de medio metro de largo desde debajo del mostrador.

- Ja, claro, sí. Es sólo una broma… caray.

Vuelvo a salir del lugar…

Entro a la Tienda de Artículos para Mancos, donde el señor Palmas se encuentra jugando una nueva partida de naipes con su mono.

- ¡Señor Palmas, tengo una queja! ¡Me ha estado ofreciendo objetos de segunda mano!
- ¿Va a seguir haciendo esos chistes durante toda la historia?
- Fue el último, lo prometo.
- A ver, ¿cuál es el problema con mis artículos?
- ¡Este garfio! ¿Lo ve? ¡Está torcido!
- Déjeme ver… mmmm, yo creo que está perfecto.

Mientras dice eso Manuel se coloca el garfio en donde debería estar su diestra.

- ¡Ey, pero si me sienta muy bien! Ahora puedo mezclar mejor la baraja, es genial. Me temo que voy a quedarme con él, señor…
- ¡Diógenes! Diógenes Mastreta. Perdón, no me he presentado ante usted en la parte anterior (1)
- Bien, señor Mastreta, siéntase libre de elegir otro objeto.

Esta vez sin dudarlo tomo el sacacorchos y saludo al señor Palmas, aunque tengo la sensación de que esta no es la última vez que lo voy a ver.

Entro a la carnicería. Polifemo se encuentra exactamente en el mismo lugar donde lo había dejado. Le entrego el sacacorchos y él abre la botella con una sonrisa en sus labios.

- Este vino es de los buenos, camarada.

Abro el sobre y le entrego el papel con los extraños garabatos. Da un trago al vino y comienza a leer:

Extrañas caracolas marinas indican la travesía náutica y esquizofrénica que el valiente contramaestre deberá seguir.

Polifemo toma vino.

Se trata de un incentivo poderoso, extravagante y estrafalario, de esos que sólo se cuentan con los dedos de los pies.

Polifemo me ofrece vino, no puedo negarme.

Como iba diciendo, no es fácil explicar, ni mucho menos retornar, pero si querés llegar las coordenadas deberás ubicar.

Polifemo vuelve a tomar, y me vuelve a ofrecer.

Lo demás es coser y cantar. Tomar los rostros de metal, y bailar. Sin embargo una última prueba deberás enfrentar.

El tuerto le da un nuevo trago a la botella, me la pasa, hago lo mío y se la devuelvo para que la termine de un largo sorbo.

- ¿Eso es todo?
- Mmm, a ver… No, luego siguen unas coordenadas N 192 E 87. Y una especie de adivinanza. Del otro lado el papel está totalmente en blanco.
- ¡Pero esta carta es un disparate!
- No entiendo por qué lo decís, para mí tiene mucho sentido.
- ¿Ah sí? Bueno, ¿serías tan amable de explicármelo?
- Fácil: lo que aquí dice es que debés ir a buscar un tesoro, al parecer en alguna otra isla, y no sólo vas a tener que encontrarlo, sino también pasar algún tipo de prueba.
- Otra isla… Genial, ahora más que nunca necesito el barco. ¿Y qué dice la adivinanza?
- Lo que tanto buscás, estuvo siempre en mi mano. Claro que en este momento ya podría estar en las tuyas.

Me despido de Polifemo y salgo de nuevo al camino. Me detengo en la noche oscura, tratando de analizar los nuevos hechos. “Lo que tanto buscás”. ¿Qué es lo que tanto busco? ¿Un tesoro? No, eso es algo nuevo, no estaba en mis planes. Sin embargo a partir de ahora se ha convertido en una nueva misión. Pero según las coordenadas ese tesoro está en otra isla. Por lo tanto, debería retirar el barco del Taller. Y para eso necesito el Comprobante…

Supongamos que lo que tanto busco es el Comprobante. “Estuvo siempre en mi mano”. Bien, parece que tendré que volver a revisar el cadáver.

Me dirijo por tercera vez al bar Donde, pero para mi sorpresa descubro al entrar que el cuerpo de Capitán ya ha sido retirado de la mesa. Salgo disimuladamente, antes de levantar sospechas.

Bueno, si estaba en su mano ya lo he perdido. Sin embargo la adivinanza continuaba: “Claro que en este momento podría estar en las tuyas”.

¿Qué tengo en mis manos? Creo que debería revisar las cosas que llevo en mi inventario. Estoy seguro que allí hallaré la respuesta.

Escucho propuestas. Puede que esta sea la prueba más difícil que haya pasado hasta ahora. ¿Cómo hallo el Comprobante?


----------------

INVENTARIO:

Mapa de la Isla Calamar
Manga del Capitán
Set de pluma y tinta especial para capitanes
Reloj pulsera
Carta de Capitán con coordenadas de una nueva isla

OBJETIVOS:

Encontrar el Comprobante de reparo para sacar el barco del Taller
Dirigirme a la nueva isla siguiendo las coordenadas para buscar el tesoro

--------------

NOTAS:

(1)
- ¿En la parte anterior? ¿Qué es esto, ironía romántica?
- No sé, me pareció que quedaba simpático.
- A decir verdad, yo pensé que era descortés que no diera su nombre cuando el señor Palmas se presentaba, pero no les dije nada porque no quería arruinarles el chiste del sobre,
- ¿Y vos quién sos?
- Hola, sólo pasaba por aquí.
- Ay, éramos pocos y parió mi abuela.
- ¿En serio?

19 comentarios:

Agua dijo...

Bueno esto cada vez se pone mas interesante...yo creo que la manga del capitan esconde algun secreto...y si hecha un poco de tinta de esa para capitanes sobre la manga? quizas haya escrito el numero, o nombre del comprovante...
Besos marinos!!!

Atenea Kamet dijo...

"Usted necesita gafas, mi estimado. Esta es la manga de un saco azul. Y la pluma funciona muy bien, gracias. El problema es descubrir cuál es su función."
Para mí, al igual que Agua, hay algo escrito en la manga del capitán, que sin querer de desprendió del saco: Estaba rota? UNa manga no se sale así porque sí, a no ser que esté preparada a própósito para que se rompa en el menor roce...
Bueno, nos vemos!
Besos

Pablo dijo...

Coincido, tiene que ser "la manga".

Y un garfio torcido, es un garfio derecho, mas que garfio es picahielo.

Un abrazo, y buena semana, Capitán.

Na dijo...

Sigo sosteniendo... ¿se puede esconder un comprobante en un reloj pulsera? Porque una manga... no está en una mano, sino en una muñeca... la manga podría ser una suerte de mapa de la nueva isla, o algún instrumento necesario para llegar al tesoro, o para pasar la prueba.

Patricia dijo...

Hola amigo!!
Asi que ahora estamos poniendonos mas interesantes....un garfio torcido! ja ja ja
yo creo que eso de la manga y la tinta esconde algo porque la llamas tinta "especial" para capitanes asi que a lo mejor ayuda a descifrar algo en la manga?
Ja ja estas divertido pero se te extranha por Motivando :(
Un beso,

Passion dijo...

mmmmmmmm... acertijos o preguntas?
Puedo decirte cualquier lugar...el comprobante, insísto tiene que estar con el cuerpo el capi....crei que dentro del mango del cuchillo...pero si siempre estuvo en tus manos... (???)
Muy buen juego Galán,para entrenerse y releer un buen rato!
Gracias por deleitarnos con éstas "aventuras" ;)
Besos Apasionados.

María dijo...

Manga del Capitán y carta con coordenadas para llegar a la isla.

:)

Maritoñi dijo...

Estoy dudosa pero de Polifemo no me fío ni un pelo.
Besos con azúcar glasé.

Extranjera dijo...

Jajaja. Verdad que tenía abandonado el barrio pero porque no había empezado a jugar al capitán y luego no sabía como ponerme al día, pero ya, lo leí todo.
A ver... primero el juego está muy bien hecho, bien pensado y divinamente escrito. Es cierto, es como los libros estos de niños que te mandaban a la pagina 70 y luego a la 40 y hacias tu propia historia. Mi madre siempre me los compraba.
Pues en cuanto al juego, sera que leas la manga del capitan con la tinta esa especial a ver si ese es el comprobante. Ok acabo de ver que todo el mundo dice que es la manga, así que pues no soy ninguna genia...
Gracias por pasar por Extranjera y leer mi entrada 100. Es cierto es un análisis, una parte poco conocida de mí, amo los análisis, pero me vuelvo un enredo con ellos, por eso siempre doy la impresión de ser más pasional.
En fin, esto está largo.
Un abrazo!

El Jardinero del Kaos dijo...

coincido con el resto chaval, esta en la manga escrito con tinta invisible...

polifemo jamas tomaria vino!!!

para cuando mas sangre???

creo q no has mencionado la palabra fernet en esta historia
¿no?

ah...si hoy volvio mi amado uniforme de cuello mao muy kitch!!!
me recuerda a las waffen SS...teniendo en cuenta la mente enferma que escogio los uniformes no me extrañaria!!!

una palmada en la nalga derecha!!!

ValEnTiN dijo...

Vamos galán, echale una copa de agua o pon en remojo esa manga para que decifres el criptograma que tiene ... o la tinta podría ser, agua tiene algo de razón.
... Ahí veo que invitas a tomar una copa de vino, me apunto.
No había pasado antes porque mi hermano estaba de visita en mi casa y monopoliza el internet, jajajajajaja!
Saludos!!!

ValEnTiN dijo...

Vamos galán, echale una copa de agua o pon en remojo esa manga para que decifres el criptograma que tiene ... o la tinta podría ser, agua tiene algo de razón.
... Ahí veo que invitas a tomar una copa de vino, me apunto.
No había pasado antes porque mi hermano estaba de visita en mi casa y monopoliza el internet, jajajajajaja!
Saludos!!!

el oso dijo...

¡Quelorretiró..! No se me ocurre nada y encima ando haciéndome el agudo por ahí.
Ah, sigue muy bueno este juego...

Soportándome dijo...

¿cómo mandarle un abrazo con un garfio en la"mano"? ¿Y si le mato?

Viviana dijo...

Hola, Galán! Me tenés atrapada con el juego del capitán. Ah! Antes que nada, te estuve esperando el 14 con la pelopincho llena. Muy fea actitud, eh? jaja
Bueno, a mí me parece que Polifemo le mintió para quedarse con el tesoro. En la carta decía dónde estaba el comprobante, escondido bajo la mesa del bar Donde, por ejemplo, y le mintió para despistarlo e ir él a buscarlo. Lo tiene que descubrir y tiene que haber una lucha, un poco de sangre.
Un besito

Luzzy Duran dijo...

jeje, genial la continuación, mmmm... creo que el comprobante para el barco esta en la manga del capitan, si es así dispongamonos a zarpar querido amigo :)!jeje.
Miles de besos y abrazos etéreos vale.

ana. dijo...

Y no habrá algo escrito en las manos de Diogenes Mastretta???...algo que lleva escrito desde siempre, una línea del destino , algo que supo desde siempre pero aún no descubrió? Ya estaba en las manos de Capitán su destino de marino…pero cuidado, Diógenes!!!, tambien estaba escrito su destino de morir por un cuchillo de carnicería…estoy con Maritoñi…ya lo dije antes, no me gusta Polifemo, no es de confiar.

Las coordenadas marcan el nordeste, no?
Kaekias era el dios griego que representaba al viento del nordeste (es bueno tenerlo en cuenta, protegia a los marineros que tomaban esa dirección)

Muuuuuuuuuuchos besos.

Gara dijo...

Ays xiquillo q intriga,ya mismo voy para el otro, coincido con los demas,en la manga.

Besos

lascivia dijo...

Sin duda, manga del capitàn, vamos a ver como nos seguìs torturando y voviendo locas a nuestras neuronas.
Besos lascivos