jueves, 5 de febrero de 2009

El Juego del Capitán (Segunda parte)



Siento como si miles de voces me hablaran dentro de mi cabeza indicándome órdenes diferentes. Todas tienen sus buenas razones, debo reconocerlo. La verdad es que cualquiera de las tres opciones sería interesante, pero supongo que la sorpresa debe estar en otro lado.

Me acerco hacia la barra y pago el vino, disimulando la muerte de mi compañero. Hasta que descubran el mango del cuchillo pensarán que está ebrio y dormido. De pronto un grito me saca de mis cavilaciones: “¡A la carnicería!”.

La voz proviene de un hombre calvo, con barba de tres días y un parche en el ojo. Me intimida con su ciclópea mirada. ¿Habrá descubierto ya el cuchillo de carnicero que brota de la espalda de Capitán? El hombre me guiña su único ojo y acaba de un trago su hesperidina.

Hay algo que no me gusta en ese sujeto. Creo que mejor voy a dejar la Carnicería para el final. Salgo a la puerta e intento ordenar mis ideas: La tienda de artículos para mancos suena interesante, ¿por qué Capitán intentaba escribir sobre la manga de su saco y no sobre su mano, como lo haría cualquiera? Sin embargo, si era capitán de navío, tal vez en el taller de barcos usados pueda encontrar alguna de sus pertenencias.

Bien, ¿a dónde ir primero? Por un momento pienso en hacer ta-ta-ti pero eso no tendría sentido, ya que el ta.te-ti es un juego y no una forma de tomar decisiones… ¿O sí? Pero qué digo, estoy divagando… Ay, suerte para mí. Creo que las voces de mi cabeza insisten más en que vaya al taller, así que hacia allí me dirijo.

TALLER DE BARCOS USADOS

No conozco mucho la isla, es mi primera vez aquí. Pero al no ser muy grande luego de algunas vueltas llego por fin al taller. Me recibe un hombre corpulento, vestido con un jardinero de jean gastado y manchado de grasa. Lleva una barba larga y enrulada color marrón y un sombrero negro de tres picos.

- Buen día señor, quisiera hacerle una pregunta.
- Buen día.
- Ehh… vengo de parte de… Eh, ¿lo conoce usted a Capitán?
- ¿Capitán?
- Sí, un hombre algo gordo, de barba blanca recortada… viste un saco azul, y le gusta tomar vino en el bar Donde.
- ¿Dónde?
- Sí, ahí.
- ¿Ahí dónde?
- En el bar.
- ¿En cuál bar?
- El bar Donde.
- Mire, no sé de quién me habla, pero hay un barco que tenían que venir a retirar esta mañana y todavía no se ha presentado nadie.
- Ah, sí, sí, es ése. Vengo a buscar ese barco.
- Bien, ¿me permite el COMPROBANTE de reparo, por favor?
- ¿El qué?
- El COMPROBANTE. No puede retirar el barco si no lo trae.
- Ah, claro, claro, ¡qué tonto soy! Es que lo he olvidado en el bar. Si me da unos minutos, enseguida se lo traigo.
- Bien, aquí estaré.

Salgo nuevamente al camino. Bueno, al fin una pista: al parecer hay un barco esperándome. Sin embargo, necesito el COMPROBANTE de reparo para retirarlo. ¿Dónde podré conseguirlo?

¡Voces, ayúdenme! ¿Dónde estará el bendito papel?

24 comentarios:

Soportándome dijo...

jajjajaaj
Genial. Yo lo dejaba así. Buscando el comprobante.

Na dijo...

En el bolsillo interno, del lado izquierdo, del saco azul del capitán. Total, todos van a pensar que está dormido de tanto vino que tomó.

Luzzy Duran dijo...

El tiempo pasa rápido y tal vez cuando llegues no encuentres al capitan en el bar, sino un caos, podrías dirigirte a la tienda de articulos para mancos, posiblemente dejo el comrpobante ahi,
bien mala conjetura, pero solo es una sugerencia :)
Un beso y millones de abrazos etéreos, que esta parte me tiene más metida en la historia.

oenlao dijo...

giñar un solo ojo?

oenlao dijo...

esta bien

El Jardinero del Kaos dijo...

Capitan se tomo la molestia de dejarlo clavado con un cuchillo en el poste que esta a tres metros tuyo, ya que siempre perdia las cosas que se guardaba en los bolsillos y que mejor manera deesconder una cosa que a la vista de todos.
o tal vez en el cuenco del ojo vacio del tipo del parche....

brindo con hesperidina!!!

María dijo...

La manga del saco del capitán te conducirá al comprobante.

Una Dama dijo...

Yo sin saber bien por qué lo buscaria en la casa de artículos para mancos...

Antes de continuar deberia aclarar los premios. No me voy a esforzar por sólo ser nombrada en este benemérito blog...

Passion dijo...

Mmmmm...opino igual que MARIA... la manga del capi te llevará! Todo lo saca de alli no? jajaja...
besote! ;)

Passion dijo...

y si no , algo mas original...el mango del cuchillo clavado en su espalda, es hueco. Deberás volver al bar Dónde y disimuladamente, desenterrar el cuchillo evitando derramar sangre, para sacar el comprovante del mango ahuecado del arma homicida!
JAAAAAAAAAAAA...y? cómo la ves?
...

...

...
BESOTE GUAPÒ! ;)

PAOLA dijo...

Lleg un poco tarde y perdida a esta historia, pero quién asegura que el comprobante haya existido y que no sea una trampa de este buen caballero de mameluco de jean?
Bueno, intentaré concentrarme para seguir desentrañando esta historia
Un beso

Jor dijo...

Lamento no ser tan original ni lúcida con mi comentario. Para mi que tenes que agarrar un papelito y poner la palabra COMPROBANTE y listo.
Los hombres de jardineros de jean gastados y con grasa no son demasiado inteligentes.


Besos Galán. Lindo el dpto que me alquilé por aca...

Viviana dijo...

Ay, Galán, me tenés atrapada. El comprobante se lo afanaron en la tienda de artículos para mancos. Le metieron la mano en el bolsillo jaja No intentaba escribir en su mano porque era ortopédica y le iba a salir muy caro arruinarla.Un beso

Just.a.girl dijo...

hola
como va tanto tiempo ?

DR. FREUD dijo...

El capitán comete homicidio.

DR. FREUD dijo...

Este es mi nuevo disfraz de carnaval, para mañana en la radio "lus de gas".

Na dijo...

Que bueno que está esto!

ana. dijo...

Está bien no haberle hecho caso al hombre calvo con un solo ojo. ¿Te acordás de Polifemo? Es lógico que no te guste...te imagino Ulises, allí en esa isla desconocida...(mejor no meterse con los cíclopes, son antropófagos, se comen los marineros: hiciste bien en no ir a la carnicería!) Cuidado, Galán!!! Esta gente que habita la isla no son otra cosa que personajes casi olvidados de la literatura que quieren adueñarse de tu historia, sin ir más lejos, el del sombrero negro de tres picos te pide un comprobante y claro!...está ejerciendo su antigua profesión de corregidor, ahora camuflado de mecánico de barcos, aquel que protagonizó esa novela española del siglo XIX...¡Estás acorralado!! Me parece que quieren adueñarse de tu historia.
¿El COMPROBANTE?: los bolsillos del Capitán ya los revisaste ¿te acordás? Allí no había nada. Insisto en la tienda para mancos, tal vez quedó alli como garantía o empeñado por algo (acordate que el Capitán no tenía dinero)
Pd.: Yo creo que ese barco va a sacarte de la isla...te sigo imaginando Ulises.
Besitos.

Soportándome dijo...

Menudo enigma, Ana es la más coherente. Pero qué dice Galán?

ValEnTiN dijo...

Galán: hoy voy a intentar jugar a ser Sherlock Holmes. Creo que si decides encontrar el comprobante, debes voltear el cadáver de tu compañero y ensuciarte las manos de sangre completamente; la evidencia del crimen se duplicará. primero, es probable que te vea el barman y si intentas huir, ya el mismo papel estará salpicado de sangre por lo que estarás en problema de nuevo al presentarlo ensangrentado. Inocente o culpable? Todos terminarán comprobando que eres sin duda alguna un criminal.
De paso, los cadáveres suelen esconder y revelar más secretos que muchos vivos con labios enmudecidos.
Será???

lascivia dijo...

DIGAMOS QUE VA A GANAR LA RESPUESTA NO ELEGIDA, PUEDE SER EN EL SACO, EN LA LAPICERA, EN EL MISMO BARCO, EN TU BOLSILLO, O SIMPLEMENTE EN UN LUGAR QUE NADIE ELIJA Y QUE MENOS SE IMAGINEN TODOS. SIGO LEYENDO....
pd: TENGO DOS QUILMES ENCIMA JAJAJA (NO, EN SERIO!!!!!!!!!!!)

giselita dijo...

Ok, yo buacaria dentro del saco, o en el pantalon... pero nmo sirve de mucho, porque ya escribiste la segunda parte, asi que... a leer!!

Gara dijo...

En la casa de artículos para mancos y por elegir algo pq ando perdida.

Sigo leyendote.

Norma Ruiz dijo...

galán:
la manga del saco del capitán te llevará al comprobante.
¡buena historia¡ besos