lunes, 14 de septiembre de 2009

5-El muerto que parla


Avanzan los cuatro hombres a paso desparejo, pero logrando una armonía sinuosa que recuerda a los cilindros metálicos con puntitos de las cajitas de música.

Valentín Flores va unos pasos por delante de su amigo K. No sabe bien a dónde lo están llevando, pero de alguna manera siente que gran parte de sus dudas se resolverán allí, donde sea que eso sea. ¿Quién es este tal Genaro Cúspide? ¿Y el hombre que lo acompaña? Se llama Florencio, lo ubica porque va todos los días al Albatros: pide un café bien negro y el diario. Más de una vez lo había sorprendido leyendo los avisos fúnebres.

Florencio Gauna camina pensativo. ¿Realmente Genaro está dispuesto a compartir su secreto? Él lo conoce desde hace años y estuvo presente en todos sus velorios. Sin embargo, no sabe cómo lo hace: cómo Cúspide siempre logra superar a la muerte.

Genaro Cúspide lidera la caravana. Aunque está a punto de revelar el secreto de su vida, no se arrepiente: es consciente de que lo que tiene que contar puede ser de vital importancia, para todos. Además, es un favor que le debe a un viejo amigo: él pidió verlo, y él lo tendrá.

Los cuatro caballeros ingresan en un departamento cálido y confortable. Ante la seña del anfitrión, Valentín lo acompaña a la habitación siguiente. Si tiene que compartir su secreto, va a hacerlo solamente con él.

-Valentín: ¿El hombre que entró al bar afirmó que ya había habido una muerte en el barrio, verdad?
-Así es, esas fueron sus palabras.
-Bien, te dije que yo podía explicar eso: yo soy el muerto.
-Mire, Genaro, si me trajo hasta acá sólo para hacerme una joda, debo decirle que no estoy de humor…
-No, Valentín, no se trata de ningún tipo de broma de mal gusto. Sentate ahí, por favor, y dejame que te cuente.

Genaro le señala un sillón a Valentín y éste accede a su pedido. Luego voltea por un instante, revuelve unas cosas y finalmente pone ante él un extraño aparato.

-¿Qué es eso? ¿Un nebulizador?
-Así es, pero no cualquier nebulizador: ha llegado la hora de que pruebes una nebulización trascendental.

Mientras habla Genaro toma la pipeta de vidrio e introduce unas gotas de un líquido claro como el agua.

-¿Nebulización trascendental?
-Vas a experimentar lo que muy pocos han vivido: un nirvana fisiológico. Una solución temporal para un problema eterno.
-Claro, una solución… fisiológica, ¿no?
-Ja, esa fue buena. Lo estás tomando con humor, eso una buena señal. - Afirma Genaro mientras le acerca la mascarilla a la cara.

25 comentarios:

SoLciTo* dijo...

Ni loca me pongo eso en la cara! =|

Lisandro dijo...

Comparto lo mismo que solcito... un abrazo!

KUBAN dijo...

Un nirvana químico? Yo si lo probaría. Gracias por tu comentario en mi casa. Un abrazo.

SIL dijo...

48
millones de aplausos, Galán !!
Un nirvana fisiológico , ahá...
QUIERO !!

Ësto está tomando ribetes más que interesantes, Domjuan.
Besos (hoy), en estado de coma.
PUNTO.

SIL dijo...

Léase correctamente : Donjuan- Gracias...

El Jardinero del Kaos dijo...

Buen remate!!!
muy JLI...
-Claro, una solución… fisiológica, ¿no?

no mas que aplaudir, me guardo el ponerme de pie para el final.

un abrazo.

Nina dijo...

Hola Galan--- tanto tiempo... yo me anoto para una nebulización trascendental... besotes =)

HUMO dijo...

Que ocurrencias!

=) HUMO

Alma Mateos Taborda dijo...

Ocurrente y genial! Aplausos!!

SUSANA dijo...

Vaya, vaya, vaya...no sé si quiero saber qué contiene el líquido del nebulizador. Jajajajajá! Y bueh, algunos hicieron viajes psicodélico-cósmicos con el LSD, veremos que sucede aquí.

Muy simpático, Galán, te sigo!

Un abrazo!

Pablo dijo...

Me dan miedo esas cosas. Como tengo labios gruesos, pienso que voy a hacer sopapa y me voy a suicidar de asfixia, me voy.

Bueno, seguimos... atentos y en el subidon del suspenso.

Unmasked (sin caretas) dijo...

jaja. estoy de acuerdo con lisandro y solcito. Hay riesgos queno estoy disdpuesta a correr.

Un beso grande

petra

Terapia de piso dijo...

Esas ficciones que dan ganas y a la vez miedo de que sean verdad.

Un abrazo, Galán.

Desde una Caracas calurosa.

José Roberto Coppola

LOLI dijo...

Anda con Genaro!!con que ese era su secreto!!!pues no era una muerte ficticia lo que tenia?

No sé hay algo que me hace no fiarme de él.

UN BESAZO ;)

Carla dijo...

Como hacia mucho que no venia (es que estoy estudiando) me hice una gran lectura de tu nuevo texto y los anteriores.
Y que decirte galán... se que no te gustan los comentarios... hay que bonito, pero realmente encuentro tu escritura apasionante

Norma Ruiz dijo...

galán:
un nirvana fisiologíco.
te juro que no puedo perderme tús textos. me atrapan, sí estuviera frente a una sala viendo ésta palicula. no dejaría de aplaudirte ni por un momento.
sos mi droga.
¿te parece bien, a mi edad? despertarme y pensar en lo què escribio hoy"galán".
te quiero -cuidate.

PatasCortas dijo...

Muy interesante tu blog, saludos Galán!

Luna dijo...

Juro que nunca me hice una de esas.

Beso

Paula Daiana dijo...

Su imaginación no tiene límites Galán!!!... siga escribiendo que quiero saber que se tiene escondido con ese nebulizador trascendental!
Besotes!

Arya dijo...

interesante nebulizacion.. viva imaginacion.

abrazos Sr Galante.. y buen fin d semana ; )

Caprice dijo...

Uys ni loca me pongo yo la mascarita...

Besos

María dijo...

Y tu cabeza está llena de ratas!!!







No, mentira. Está llena de historias de suspenso o de una gran historia de la que aun , queda mucho por contar.

Beso!

Cynthia dijo...

Mientras sea filosófico o metafórico todo bien... pero sino no pruebo nada.

besos de apoco leyendote, uffffffff que estoy atrasada, pero lo intento.

;)

buen finde.
cariños
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

el oso dijo...

Se que que el amigo Valentín también llega a un momento trascendental de su vida (o de su ex vida). Veremos, veremos...

Giselita dijo...

Me encanta! Cada vez más interesante... Sigo leyendo