miércoles, 9 de noviembre de 2011

Suero para recordar [3/7]


El conejo intenta poner orden:

-¡Esperen, muchachos, esperen! Nadie quiere violencia acá, ¿verdad? Fue un accidente…
-Estoy bien, gracias –Dice el Jardinero poniéndose de pie.
-La corbata evitará que pierdas más sangre, pero no funcionará por mucho tiempo –Agrega Blue.
-Sabía que por alguna razón debía traértela…

El hombre de tupida barba y largos cabellos exclama:

-¿Quiénes son ustedes?
-¿Pero cómo puede ser? ¿No te acordás de mí? El Jardinero se acerca lentamente hacia él y le apoya una mano sobre el hombro.

Una sucesión de imágenes borrosas pasan rápidamente por la mente del joven de sombrero: un brindis con cerveza en una taza de café, escenas dantescas de fiestas extrañas, cantatas en calles nocturnas, y la palabra dextrosa vagando por el aire… Sin embargo no es capaz de unirlas ni de darles sentido.

Ante la mirada perpleja de su antiguo compañero de aventuras, el Jardinero del Kaos exclama resignado:

-No hay caso, es él, pero no recuerda nada.
Blue y Calamity se miran confundidos. El conejo se abalanza sobre el ilustre desmemoriado:
-¡El arma! ¿Dónde está el arma?
-¿De qué arma me hablás?
-¡Del Demistificador! ¿Cuál va a ser?
-¿El qué? ¿Nos conocemos, señor conejo?
-Tal vez con esto me recuerdes…
Con una agilidad impensada en él, el roedor mete su garra entre las piernas y exhibe dos huevos de gran tamaño…

María sonríe cual niña golosa:

-¡Lo sabía, es él!
-María de los Milagros, ¿hay algo que quieras contarnos? –La increpa Calamity.

De pronto Blue reacciona:

-¡Miren los huevos, es el conejo de pascua!
-Alberto, para servirles –Se presenta el conejo. –Ahora sí, ¿dónde está el Desmitificador?
-No sé de qué me hablás, eh… Alberto.
-Nosotros también quisiéramos entender – Exclama el Jardinero.

Alberto se arregla la garganta antes de comenzar:

-La cosa es así: hace un tiempo este sujeto aquí presente apareció de la nada haciendo uso de la Simultaneidad y me pidió prestado un objeto que yo había guardado recelosamente rescatándolo del río luego de nuestra última aventura.
-El Desmitificador.
-Así es, vaquero, el Desmitificador: la única arma capaz de erradicar completamente a un personaje de ficción y hacer que nadie lo recuerde. Se imaginarán lo peligroso que puede resultar ese juguetito para nosotros…
-Continúa.
-Y ahora él dice no recordar nada… Es extraño, ¿lo habrá utilizado? Y si es así, ¿por qué ha resultado este efecto inverso?

La última palabra del conejo da vueltas en la cabeza del Jardinero. De pronto sus ojos se iluminan:

-Inverso… Se me ocurre una teoría, aunque no sé si suena muy racional…
-¿Racional? Te recuerdo que estás hablando con un conejo… -Ironiza Blue.
-Decía, yo tengo mi contraparte, se hace llamar el Jardinero del Orden, de quien no he oído hablar hace tiempo…
-¡Ya sé! – Se suma María- Tal vez este sujeto también tenía su contraparte, y fue para usarla en su contra que pidió ese arma.
-Entonces eso podría haber acabado con aquel ser y nuestro recuerdo de él, y al mismo tiempo lograr el efecto inverso en este joven de sombrero: en lugar de hacer que el mundo se olvide de él, ¡lograr que él se olvide del mundo!
-Podría ser – concluye el conejo- Pero eso significa que… ¡Santas resurrecciones, debo apurarme!

Alberto huye hacia un claro entre los árboles. Blue mira a Calamity y al Jardinero, pero comprende que habiéndole explotado una bomba cercana a uno y habiéndosele clavado una lanza en el hombro al otro, él es el que se encuentra en mejor estado de los tres para perseguir al conejo de pascuas y sale corriendo tras él.

El confundido de barba y sombrero se acerca al Jardinero:

-Perdón, pero yo no entiendo nada… ¿Quién soy yo?

Con media sonrisa su colega responde:

-¿De verdad no sabés? Vos sos… el Galán de Barrio.

7 comentarios:

Jardinero del Kaos dijo...

Y whisky con soda bailando el ritmo que está de moda...
Tal vez si le hacen probar un trago de fernet la memoria del Galán se recupere, pero donde sacar fernet en una selva
Me gusta, es bueno haber recuperado a una de las plumas mas brillantes de nuestra generación,
Como seguirá esta aventura... Solo usted lo puede decir
Un saludo

Anónimo dijo...

buen texto, tiene buen ritmo y la historia me encanta... si no puedes hacer que el mundo te olvide, olvida el mundo, totalmente egoísta...

HUMO dijo...

Me encanta tu delirio Juan!

=) FERCHU

SIL dijo...

Don Juan, me tildé.

¨Vamos por partes¨, dijo Jack :DDD

El salvaje que persigue el conejo es el Feo de los Monoblocks ¿? que sería la otra parte, o el otro yo o lo que fuera, del Galán del Barrio ¿?

Esta noche vuelvo y lo leo de nuevo, para que no se me escape ninguna tortuga. :D

Besos prudentes,


SIL

zeitgeistupid dijo...

Muy bueno, lo tomé como una especie de 'redención' con los propios personajes que se han inventado. Interesantes efectos tiene la dextrosa, ah?

Saludos!

Ginebra dijo...

Me pierdo, leo y releo, voy de un lado a otro con tus letras…pierdo el norte…me adentro…uffsss…y me encanta, sencillamente, eres un genio ;-)

Muackss!!

Giselita dijo...

Una historia atrapante, como no podía ser de otra manera....