viernes, 22 de agosto de 2008

Desliz emocional (Parte 2 de 6)


Los rayos de sol que entraban por su ventana lo despertaron. Ya no llovía, era otro acalorado y húmedo día estival. Tomó su desayuno mientras trataba de recordar dónde había dejado su mapa del lugar. A pesar de vivir allí desde que había nacido, jamás había escuchado nombrar aquella calle, ni ese puerto.

Se fijó en el plano pero no figuraba la dirección que estaba buscando. Introdujo la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó su pipa, cuando notó que no tenía más tabaco. Buscó en la alacena, pero allí tampoco había, por lo que no le quedó más remedio que salir a comprar.

El sol estaba a dos pasos de ubicarse en el centro del cenit cuando abrió la puerta de la tienda. Saludó al viejo Fúrmenton, el dueño del local. El doctor no podía creer cómo hacía aquel señor para mantenerse con vida: era más viejo que el pueblo mismo.

Tomó el paquete y se dirigió hacia la caja. Mientras sacaba un rollo de billetes de su bolsillo se le iluminó la mente: aquel viejo debía conocer dónde se encontraba el lugar que estaba buscando. No perdía nada con preguntarle.

El anciano hizo un gesto extraño al escuchar aquellos nombres. Mientras envolvía lentamente el tabaco en un viejo papel de periódico, contestó:

“Sí, conozco ese lugar. Debe tomar por Frackson St. hasta el Boulevard Jackson. Allí doble hacia la izquierda y siga en línea recta hasta el cruce con Warwick St., donde debe tomar hacia la derecha hasta llegar a la costa.... pero, ¿por qué quiere ir allí, doctor? Ya nadie va a ese puerto, ha sido clausurado hace años. El lugar fue borrado de los mapas..., dicen que allí ocurren cosas extrañas...”.

“Tengo un paciente por esa zona – mintió el doctor –. Tengo que ir a verlo urgente, parece que está grave”.

“Ya lo creo que esté grave si vive por allí – siguió el viejo –. Nadie se acerca a aquel lugar desde la catástrofe del 70...”.

“¿La catástrofe del 70? ¿Qué pasó en ese año?”

El viejo Fúrmenton dudó un poco antes de seguir. Luego contestó:

“Un grupo de jóvenes solía reunirse en aquel lugar. Eran marineros. Sus reuniones, que comenzaron siendo simples pasatiempos entre amigos, no tardaron en convertirse en algo más que eso. Comenzaron a rumorearse cosas extrañas sobre el lugar, se fue uniendo más gente... – el viejo tragó saliva – ... se... se emborrachaban, bailaban... hasta que comenzaron con aquello. Aquel ritual de magia negra... mataban animales y se repartían sus partes..., bebían su sangre...”.

El viejo Fúrmenton cerró los ojos con fuerza. Parecía a punto de desmayarse, sin embargo prosiguió:

“...Hasta que aquella noche del 29 de julio perdieron totalmente el control. Hubo llantos, gritos... víctimas humanas...”.

Ambos rostros estaban completamente pálidos. El viejo continuó:

“...La policía desalojó el lugar. Los asesinos fueron perseguidos durante años, y finalmente fueron todos exterminados... No debería seguir hablando. Esa historia fue borrada. Usted no tendría que saber esto, podría ser peligroso...”.

El doctor Thompson le agradeció por la información y salió del lugar algo aturdido. En pocos minutos se había enterado de muchas cosas, grandes secretos ocultos por el tiempo. Pero no era suficiente: quería saber más. Ya no estaba tan seguro de ir a aquel puerto, prefería antes obtener un poco más de información. Luego de almorzar se dirigió a la biblioteca.


(Continúa)


[Archivo 2004]

6 comentarios:

giselita dijo...

Quiero saber como sigue!!!!Esta super interesante el relato, espero por las 4 partes restantes...

supersalvajuan dijo...

La policía siempre disolviendo, siempre desalojando.

Lauri dijo...

¿Fue originalmente escrito en partes? ¿O lo estás fragmentando para robar con muchos post? :P

Sigo leyendo. Viene lindo, Juani.




La percepción definitiva vendrá al final. No voy a andar robando con muchos comentarios.

Duquesa de Katmandu dijo...

Mamita!! Bueno, por suerte no se le quitó el apetito luego de escuchar el relato escalofriante.
Sí, me gusta, Galán. Viene bien.

Beso,

G. dijo...

víctimas humanas...
Je... Viejo redundante.

Para mí este texto es un word, realmente lo estaba leyendo y te iba a preguntar si eran partes.

Recuerdo que alguien lo había leído así que supongo que fue uno.

Así que me impresiona lo bien que lo partiste, porque esta parte esta bien... Quizá eran capítulos de entrada.

Mi único problema es que voy olvidando detalles... ¿Los vamos a necesitar más adelante?

El Jardinero del Kaos dijo...

Lo que estaba esperando: sangre, magia negra, muerte, ¿marineros?,
atrapante, don galan!!!

tu frase ha quedado grabada en mi mente: "...vos con teclado sos mas peligroso que mono con navajas"

¿Es un cumplido?