martes, 14 de abril de 2009

El simposio del Apocalipsis



Luces de colores giran a mi alrededor mientras me pregunto: ¿Por qué escribo? Y me respondo: porque me gusta. Porque yo elijo escribir.

¡Ah, qué fácil pregunta y qué más sencilla respuesta aún! Típico de un sujeto como yo: anárquico, ecléctico, anatómico. Mis reflexiones más puritanas se encuentran inscriptas en este libro. ¿Para qué, mis amados lectorcillos? ¿Con qué fin? No, el fin todavía no llega. Eso sí, ahora falta menos. Siempre falta menos.

Pero, ¿qué queremos decir con esto? ¿Qué queremos decir con “ahora”? ¿Qué significa “siempre”? ¿A qué nos referimos con “falta” y con “menos”?

El término “ahora”, vulgarmente hablando, significa “ya”. Ya, como cuando nos largamos en la carrera de la vida. Nacemos desnudos y sudados, envueltos en los restos interiores de nuestra madre, cuando el médico encargado de la ruptura útero-mundo nos dice: “preparados, listos, ya”. Y corremos contra el tiempo, enemigo invisible e inexistente al que enfrentamos durante toda nuestra vida, cuyos golpes nos van dejando marcas imborrables, puesto que no sólo nos duelen, sino que, al mismo tiempo, nos hacen crecer.

“Siempre” significa “todo el tiempo”, es el conjunto infinito y eterno de ahoras sucesivos, conjunto del cual sus miembros son totalmente indiscernibles, por la ausencia neutra del instante. Son todos los yaes con los cuales se mide todo lo que sucede, o todo lo que nos suceda en lo que dure nuestra vida (el “siempre” es relativo a quien lo diga).

Pero cuando utilizamos el término “falta”, nos referimos a una necesidad, a un deseo, a una carencia. Claro que es un vocablo bastante ambiguo, ya que, por ejemplo, al afirmar “falta envido” (como me han contado que suele decirse en cierto juego de naipes tradicional), no nos referimos a la ausencia de cierto sujeto o hecho llamado “envido”, sino que hacemos referencia a cierta posibilidad incierta de acertar un mayor puntaje dentro de una escala de valores determinada, o algo parecido. En cambio, dentro de otro juego o deporte, cuando decimos “falta”, podemos referirnos a una infracción cometida por alguno de los participantes, es decir, marcar el hecho de que una de sus acciones no ha cumplido con lo que dice el reglamento.

Sólo nos queda aclarar el último de los términos, el cual es el más relativo. Me refiero a la palabra “menos”. Para definir esta palabrilla debemos tener en cuenta varias cosas: si hay menos, hay más. Además, tiene que haber algo que varíe, para que podamos decir que una cosa tiene menos de ese algo, en comparación con otra, la cual tiene más. Por Ende (1), es necesaria la existencia de al menos dos cosas o sustancias para poder utilizar este vocablo. Entonces, ¿menos qué que qué? Sin embargo, gracias a una pequeña corrección, descubrimos que este último punto no es totalmente cierto, ya que una cosa puede compararse consigo misma, cuando las separa cierto lapso de tiempo. La misma cosa puede tener un antes y un después, y de esa forma devenir en dos cosas. Claro que, si consideramos al tiempo como una cosa, sí son necesarias dos cosas: la cosa original y el tiempo. Pero, como todos ya sabemos, el tiempo sólo es una idea en la mente del hombre. (Aunque, si consideramos al hombre como una cosa, entonces sí son necesarias dos: la cosa y el hombre, salvo que esa cosa sea el hombre mismo. Igualmente el hombre siempre es necesariamente tácito, si no nada tendría sentido).

Resumiendo y recapitulando, podemos intentar hacer una gran síntesis sobre todo lo analizado. La frase “siempre falta menos”, queda reducida entonces a: “en la suma de ahoras compuestos por instantes que se suceden pero no existen, en la cual estamos inmersos desde que nacemos, se comete una infracción, surgida de una carencia, que nos impulsa a jugarnos por más, aunque en realidad no necesitemos más que a nosotros mismos para reconocer que, comparados con un estado anterior, ahora estamos más cerca, y, paradójicamente, a menos distancia de yaes, de nuestro fin, nuestro sentido final y, a la vez, el final de nuestros sentidos”.


(1) George Ende, inventor innato de esta teoría.


-----------------

Nota: Este texto corresponde al capítulo XXVI del libro del Dr. Henry Töpf La totalidad del ser: economía y agresividad (2003)

Si querés leer otro capítulo del mismo libro hace clic acá: Lágrimas sublunares

26 comentarios:

VALENTIN dijo...

Ay compadre ... a esta hora, que debo terminar un articulo antes de la media noche y con esta confusion al leerte? auchhhhhhhhh... gracias a Dios que tengo al lado una taza enorme de café. ... Pero sin dar detalles (porque podria ser morboso, digo, por la hora y algunas expresiones JA!) me reservarè lo demás :)
Un abrazoooo!!!

Sil dijo...

AHORA que te conocí, caí en la cuenta de que SIEMPRE
me FALTÓ algo, pero encuentro consuelo en pensar que YA que te tengo, estoy un poco MENOS vacía.

(todo literalmente hablando, obvio)

Es lo más coherente que puedo expresar a esta hora (1-55 AM) de tu genial simposio del apocalipsis.

BESOS APOCALÍPTICOS.

María dijo...

Muy interesante!

Besos!

HUMO dijo...

Como usted o él diga!

=) HUMO

Sil dijo...

GALÁN, DISCULPE:
el Albatros ??
What???

El Jardinero del Kaos dijo...

Recuerdo aquella noche en que usted Don Galán depositó en mis manos este magnifico libro de este magnifico anciano, senil y pederasta y me incitó a escoger un capitulo. "El simposio del Apocalipsis" fue mi primer contacto con Töpf, luego vendrian otros tipos de contactos con el anciano, pero no viene al caso. luego tuve el honor de devorarme: "La totalidad del ser: economía y agresividad." en una noche...

gracias por la magia.
1-Que demonios es (ver supra)
2-Espero el guion (maximo 8 paginas) ya que ha recogido el guante.
3-es 1+2.

un abrazo

Sil dijo...

Ahhhh!!! perdón por no relacionarlo...
Es que no conozco tan bien tu barrio, como para que me salga de una...
Tengo que dormir más horas.
Y leerte con más atención, con más tranquilidad, no tan compulsivamente, y no a las dos de la mañana, definitivamente.
BESOS CON DISCULPA

Uma Foam dijo...

estuve leyendo. Son excelentes textos!
Saludos!

Gara dijo...

Excelentes escritos, ambos.

Besos

Terapia de piso dijo...

El ahora no existe, como no existe el presente, como no existe el ya. Pero a veces creemos que si existen. Eso creo yo.

Un abrazo.

José Roberto Coppola

Viviana dijo...

Ay, Galán. Si te leyera una tía mía se muere de la angustia o te mata. El otro día, para pascua, estaban todos los parientes reunidos en casa y, no recuerdo porqué, se me ocurrió decir que "el futuro no existe". Mi tía se puso mal, se enojó conmigo y me dijo que no podía ser tan pesimista. Yo traté de defenderme, le dije que de verdad no existía, que era imposible, que no hay manera de alcanzarlo, etc. Pero no hubo caso, ella sigue mirándome muy preocupada. Qué se le va a hacer...a veces hace falta creer que hay cosas que existen para no saberse perdido. La realidad cruda suele ser insoportable. Así que "me voy a hacer tiempo" -como si fuera posible- antes de irme a dormir. Un beso grande. Gracias por estar.

Literaria dijo...

"Las marcas imborrables de ahoras
siempre ahoras sucesivos,
la ausencia neutra del instante
siempre falta menos"

nuestro sentido final
y el final de nuestros sentidos

cuánto.me dan ganas de reir y llorar!

quelindotexto :)me quedaré pensandoandoando

el oso dijo...

Después el que fuma raras sustancias es uno...
Genial el simposio, está para plagiar. Hablando en serio está muy bueno. Me gustan mucho los giros y juegos de palabras, excepto cuando quedo pagando en alguna gastada...
Conozco ese juego que menciona, pero no lo ejecuto. En las peñas con mis amigotes preferimos el bridge y la canasta...
Siempre me queda la duda de si el tiempo es sólo una idea en la mente del hombre, si trancurre por su cuenta o si fue inventado por el sr. Rolex.
¡Abrazo!

Agua dijo...

Hola Galan!!! despues de unos dias de ausencia vacacional vuelvo a estar por aqui y me ha hecho gracia descubrir que muchos de nosotros hemos hecho referencias o reflexiones sobre el tiempo...porque sera? una de esas maravillosas casualidades que tiene la vida...

El tiempo nos obsesiona a todos desde que nacemos eso es totalmente cierto, corremos hacia algun objetivo inventado para no darnos cuenta de que lo que hacemos es correr hacia nuestro propio fin.

El tiempo nunca es buen amigo, cuando pasa deprisa nos molesta, cuando pasa demasiado lentamente también...e incluso cuando parece estar parado.

Quizas lo bueno que tenga es que precisamente con el tiempo, llegaremos a querernos a nosotros mismos de tal forma que podamos disfrutar de nuestro entorno sin buscar nada ni a nadie mas para completarnos. Porque hay quien dice que la verdadera felicidad esta en amarse a uno mismo.

Besos!!!!

shoot me dijo...

En mi blog In Repair creo que alguna vez hablé de estas palabras.
Del nunca, del siempre, del ahora, del después.
Son demasiado rotundas para ser cumplidas al pie de la letra.
El universo es impredecible.
Creo que si el libro al que pertenece el texto cayera en mis manos, no lo leería, muy explicativo para mi gusto.
Pero te aseguro que si lo posteas a todo, lo leo completo.
Ves que impredecible es todo??
;)

Agus-tincho dijo...

Realmente... Pocas veces me pasó (y es una linda sensación) caer en un blog y querer leerlo de principio a fin y que cada texto supere al anterior y den ganas de seguir leyendo. La verdad, me gustó muchisimo. Definitivamente lo agendo a los mios.
Muy buenas las historias... "¿qué pensas? - Te miro"... me encantó. Muy interesante la propuesta de los distintos personajes.
Un abrazo grande.
Tincho

Passion dijo...

Cuando sea y como sea...en un principo,pense que estabas anunciando "tu retiro" del mundo bloggeril (bien sabe usted,que me cuesta comprender ciertos textos taaaaaaan trabajados ja)...pero llegando al final senti grata sensacion de alivio al leer el autor.
Falta menos para todo lo que uno crea que esta lejos,ya sean proyectos,metas o variantes,pero por las dudas,respondo y apoyo tu pregunta: por què escribis???
Porque TE GUSTA y nos gusta llerte ,a si que, NUNCA (mientras puedas) dejes de hacerlo :)
Besos Apasionados cercanos♥

Paula Daiana dijo...

Muy buen texto!!...Me dejó pensando
Besos
Paula

Yoyo dijo...

Los dos textos muy ciertos, y dan mucho de que pensar.. así me han dejado... ahora las palabras se atropeyan unas a otras en mi cabeza..
Besosss
Yoyo

Sil dijo...

GALÁN, NUNCA TE PEDÍ NADA, PERO NECESITO QUE ENTRES A MI BLOG A VOTAR. PLEASE.ME INTERESA TU VOTO, EN SERIO.
BESOS ELECTORALES.

Carla dijo...

Muy bueno! Me gusto mucho!

Andrés Aloy dijo...

amigo:

volví a escribir en mi antiguo blog, después de casi un año...

Abrazo, Andrés

Carla dijo...

Hola! Con tanta gente que teniamos se nos paso... perdoná!

Pero fijate ahora en el blog que ya estas!

Los Kapasulinos: Lisandro, Noelia, Iván, Carla, Susana y Pancho te dejamos un regalo en nuestro blog, pasa a buscarlo en la entrada: “Llegamos a las 10.000!!!”.

Sil dijo...

GALÁN, LOS CELOS TE CIEGAN, Y NO TE DEJARON VER MI POST DEL TEMA DEL AJEDREZ (DISCUSIONES DE TABLERO) , EN EL QUE ESMERÉ PARTICULARMENTE PARA QUE VOS (MENTIRA) LO COMENTARAS.
Y NO COMENTASTE NADA.
ESTUVISTE MAL.

BESOS REPROCHADORES.

Filosofando al vacío dijo...

Cómo va todo Juan?

interesante análisis, está muy bueno revolver un poco las palabras y ver hasta dónde las podemos hacer llegar; es una pena la relatividad de todo, pero eso no quita la amena perspectiva de quien, como sucede aquí, se entrega a la reflexión.

Estoy a full con la facu así que con todo lo que sea ajeno a ella estoy practicamente desvinculado, pero si tenés la intención de publicar lo hablamos. Pero si querés ir teniendo una idea de costos y tiempos decime cuántas páginas serían y cuántos ejemplares. Estoy averiguando para que las tapas sean laminadas, pero todavía tengo que confirmar cantidades y precios, pero cualquier cosa te mantengo al tanto. Otra cosa que estuve poniendo en práctica, que no sé si en el libro que te pasé ya lo había hecho, es utilizar papel contac para darle un aspecto cuasi plastificado. Después, si nos podemos poner de acuerdo te muestro como queda.

Bueno, che, cualquier cosa escribí y si en una de esas te animás a editarlo vos mismo podemos negociar algunas resmas que las mandé a cortar a medida.

Saludos
Alejandro

giselita dijo...

Creo que lo más importante es que escribis porque te gusta!!
Muy bueno el texto, ya lo conocía...
Besos!!