domingo, 26 de abril de 2009

El Síndrome del Escorpión. Cuarta parte


El dilema de Morales

¿Milagro o insignificancia? ¿Cuál es el valor de la vida humana?

Si miramos hacia abajo, podríamos creer que se trata de un milagro: de la indefinida y bestial cantidad de átomos existentes, de neutrones, protones y electrones que se juntan (aunque no se toquen) para formar moléculas, sustancias, cosas extrañas y sin sentido, gases, líquidos, sólidos, materia inorgánica… hasta llegar a la materia orgánica, a lo que entendemos por vida (distinción que a veces se hace difícil de definir)… pasando por los minerales, los vegetales, los animales (siguiendo la ingenua clasificación aristotélica); desde los peces, los anfibios, los reptiles, los pájaros, los mamíferos… desde los monos hasta los espermatozoides de nuestro padre, de los cuales sólo uno se unió al óvulo materno para formarnos… visto desde esta perspectiva, sí, hermanos, la vida humana parece un milagro.

Parece lo más grandioso que la madre naturaleza puedo concebir. Su logro máximo. Los hijos a imagen y semejanza de Dios.

Parece una obra de arte inmensa, majestuosa, inimaginable de crear por los artistas mejores dotados del universo conocido. Aquello que el hombre nunca podría crear y que, paradójicamente, sólo él puede crear, sin temor a caer en la contradicción.

Pero, como todo, sólo es cuestión desde donde se lo mire.

Ahora miremos hacia arriba: sobre nuestras cabezas tontas giran una cantidad indefinida y bestial de estrellas… nuestro planeta es sólo una manchita azul en un pequeño sistema solar dentro de una galaxia de leche, que a su vez se encuentra en algún lugar (y nótese que esta palabra va perdiendo seguridad) de un universo que tal vez sea infinito, absoluto, relativo, subjetivo a una mente superior e inentendible o rodeado de una esfera de estrellas fijas. Si nuestro planeta es sólo la sombra de una migaja de pan reflejada en un espejo, sobre una bandeja de cristal que de tan pequeña no existe, ¿qué importancia puede tener la vida de un simple simio erguido en dos patas?

Podemos ser todo y podemos ser nada. Somos lo máximo y lo mínimo. Los extremos que se tocan. Somos la luz que se convierte en calor y luego se enfría. Somos la expansión y la contracción.

Somos el milagro insignificante: un punto sin dimensiones, un instante sin duración brillando entre el ser y la nada.

19 comentarios:

Sil dijo...

Galán, ésto va en serio:
Esta entrada me parece sublime.
Tanto, que no me importa qué rumbo tome la historia.
Tiene vida por sí sola, en cada expresión.
Good for you !
BESOS CONTRADICTORIOS...
Y DEPENDIENDO SIEMPRE DE DÓNDE LOS MIRES....

Na dijo...

Verdaderamente, lo somos.

Rous dijo...

MILAGRO INSIGNIFICANTE...lo máximo!

VALENTIN dijo...

La vida tiene un sentido diferente desde el punto de vista que la enfoquemos, si la miramos sin una pizca de fé, pereceriamos y seriamos desalmados. Creo en definitiva que la vida es más sencilla de lo que imaginamos; creo que simplemente tratan de volvernosla complicada, es parte de ese "todo" que conforma la vida misma (ufff, es casi un acertijo lo que he dicho ... lol!, pero es en serio)
Pdata: veo que en tu mail que tienes, solo es para sugerencias ... jummmm!

Paula Daiana dijo...

Galán ha dicho una gran verdad en esto de que "podemos ser todo y podemos ser nada".
Me encantó la reflexión que hizo en su historia.
Tiene talento para presentar las contradicciones que tiene esta vida...
Que tenga buen comienzo de semana!
Besote
Pau

Cristal De Uma Mulher dijo...

Querido amigo pase aqui y viajei en tu blog...Bravo... Rachel

Agua dijo...

Hola Galan! que tal pasaste el fin de semana? yo como siempre desconectada de la blogosfera! despues de toda la semana delante del ordenador soy incapaz de conectarlo en casa :-P eso si el lunes en cuanto llego siempre me paso a ver que hay de nuevo por tu barrio! y siempre se que tengo algo pendiente que leer en tu calle desde el fin de semana..

asi que me leí la continuación del sindrome del escorpion...y que puedo decirte?! pues que quiero mas!!!!!!!! esta muy interesante pq no dejas ver casi nada de la trama que hay detras...mmm...ademas intercalando estas reflexiones sobre la vida aun le das mas enfasis al asunto...un besazo!!!!

ana dijo...

No pienso leerlo

No pienso leerlo

No pienso leerlo

Si es que todavía no me he puesto al día.

Pero lo haréeeeee.

Un besitoooo.

Gara dijo...

El todo y el nada, el yin y el yan, eso somos.

Muy buena entrada,besos

A l o n d r a . . . dijo...

Somos como un suspiro, así de pequeños, de rápidos, de banales. Somos todo y nada, somos tú y yo, somo eso y también aquello, somos...


Me gustó, saludos!

Besos...

el oso dijo...

Mansa pregunta, amigo. ¿Milagro o insignificancia? ¿Cuál es el valor de la vida humana?
Cómo saberlo. En los 80 los físico s formularon el "Principio Antrópico" que enuncia algo así como "el universo es así porque estamos nosotros", en la búsquedas de sentidos a las explicaciones científicas. Obviamente es discutible, de la misma forma que qué sería del universo si no hubiera seres inteligentes (se entiende "como nosotros" aunque no parezca) que lo observaran...
Sospecho que estas explicaciones tienden más a tranquilizarnos a la vista de las dificultades que atraviesan las explicaciones religioso-filosóficas que a realmente conocernos y evaluarnos un poco mejor nosotros mismos.
Un post excelente, amigo, un tema que me apasiona...
Abrazos

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Mientras seamos y no nos hagamos, está todo bien.

cynthia dijo...

(Podemos ser todo y podemos ser nada. Somos lo máximo y lo mínimo. Los extremos que se tocan. Somos la luz que se convierte en calor y luego se enfría. Somos la expansión y la contracción.)

UYYYYYYYYYY si te lee mi hija jaja explota... le agregaron filosofia como materia en 5to grado y esta con el todo y la nada a full jajaja
pero esta bien... les abren las cabecitas y los hacen tener sus propias conjeturas... asi como vos nos traes este bello relato lleno de puntos para re veer y analizar con la mirada y lugar de donde se mire....

besos muchos.
cariños.

El Jardinero del Kaos dijo...

Creo que esto que voy a decir no se ha dicho nunca:

-No somos nada.

Entre nosotros:Te pego mal el Dr.Manhathan...o me estoy equivocando???

Vas a salvar el mundo???

Sil dijo...

OSO:
Guau!...
Firmado: un perro/a.

Patricia dijo...

Me gustaria charlar con morales su filosofia envuelta en la intriga de la vida es un dilema fascinante!
Besos,

Yoyo dijo...

somos el todo y la nada...
me habia quedado en la tercera parte.. voy a por el resto
besosss
Yoyo

giselita dijo...

Milagro o insignificancia???
Muy facil!!!
Antes de Agostina creia que mi vida era insignificante, desde que nacio estoy convencida de que la vida es un milagro!!!

ana. dijo...

lo que vale es ser un milagro, no importa la insignificancia.