viernes, 27 de febrero de 2009

El Juego del Capitán (Octava parte)



Las palabras salen de mi boca antes de que pueda meditarlas demasiado:

- De acuerdo Polifemo, acepto su ayuda.

Llego a ver que el Oso de Mar cierra los ojos y mira hacia un costado antes de soltar las amarras de la pequeña embarcación.

Como el viaje va a ser un poco largo, el carnicero tuerto me ofrece hacer guardias. Acepto ser el primero en remar mientras él descansa. Tal vez, si me apuro, podremos llegar antes de que sea mi turno de dormir.

Su aspecto luce sereno, diría que está en brazos de Morfeo (Menudo encuentro entre el cíclope y el dios). Sin embargo, no le quito ambos ojos de encima. Supongo que él hará lo mismo conmigo cuando le toque su turno. Bueno, dentro de sus posibilidades, claro.

Mientras avanzo en la negra noche marina analizo mis opciones: podría arrojar a Polifemo ahora mismo al mar; podría asesinarlo y usarlo para que el bote flote mejor (gracias Shea); o simplemente podría esperar a que se acabe mi guardia y descansar, mientras él hace el trabajo duro.

La ausencia de la Luna me trae recuerdos oscuros. Tan oscuros que no los veo sin las estrellas. Mi compañero se despierta y se ofrece para continuar con los remos. No puedo negarme, realmente estoy cansado. Sin embargo me es imposible dormir: con los ojos entreabiertos lo vigilo en la vigilia. Cuando creo que al fin caigo en sueños, el Sol aparece justo sobre nuestras cabezas, indicando no sólo la llegada del mediodía sino también nuestro arribo a la isla desconocida.

Bajamos del barco: la tierra parece deshabitada. Nos separamos para explorarla mejor, prometiendo avisarle el uno al otro en caso de hallar algo. De todos modos nos volveremos a encontrar junto al bote cuando caiga el sol.

Por un lado me alegra alejarme del tuerto, aún no logro fiarme de él. Pero por otro lado me preocupa que encuentre antes el tesoro y huya abandonándome en esta isla desierta.

Echo una mirada al bote antes de perderme entre la vegetación. ¿Es mi imaginación o algo se mueve en su interior? Debe ser el sol del mediodía que me produce alucinaciones.

Luego de unas horas de vagar por la selva llego al fin a un claro. Me sorprendo al encontrar lo que parecen ser rastros de una población: algunas casas hechas con cañas y paja, vasijas en el suelo, palos, y un extraño monolito de madera tallada. Pero lo que más me sorprende es el edificio construido con piedra sólida, al parecer una sola pieza perfectamente diseñada, con una puerta de mármol blanco. Frente a ella hay una balanza de dos platos y nueve rocas totalmente esféricas.

¿Acaso estoy sólo en este pueblo? Un momento, ¿qué es esa sombra de allí? ¡Allá hay otra! Poco a poco voy descubriendo que desde las ventanas de las chozas se asoman las siluetas de los nativos colocadas en extrañas posiciones. Sin embargo, sólo están ahí. Nadie se mueve. Nadie habla. Ni siquiera estoy seguro de que me estén mirando.

- ¡Hola! ¿Hay alguien por aquí? Buenos días, mi nombre es Diógenes Mastreta y estoy buscando un… -¿Debía develar mi verdadero propósito antes estos desconocidos?- Eh, estoy buscando alguien que pueda ayudarme…

- Buenos días, señor Mastreta.

La voz suena algo gruesa al principio. Sin embargo se dulcifica un poco cuando vuelve a hablar:

- Mi nombre es Gara-Panalas. Bienvenido a la isla Calamidad.

Me doy vuelta y observo a una anciana, bastante robusta para su edad. Tiene el cabello largo, entre blanco y gris, y está envuelta por una gruesa manta que le llega hasta la cabeza. Apenas puedo distinguir sus pequeños ojos detrás de los pliegues.

- Buenos días, Gara-Panalas… he llegado a esta isla…

- No me diga nada, señor Mastreta: usted debe ser el Elegido que hace tanto tiempo esperamos.

- ¿El Elegido?

- Sí, aquél que sea capaz de abrir La Puerta del Tesoro.

- Eh, sí claro, ¡ése soy yo! ¿Y qué es lo que hay que hacer exactamente?

- Oh, le recitaré el viejo manuscrito.

La anciana extrae una tabla de piedra de debajo de su manta y lee en voz alta:

“Aquel que quiera abrir La Puerta del Tesoro tendrá que resolver el siguiente acertijo: una de las nueve Rocas de la Vida pesa más que las demás. Para descubrir cuál es, deberá usar la Balanza de dos platos. El instrumento no permite saber cuánto pesa cada Roca, sino sólo comparar los pesos de aquellas que sean colocadas en cada plato. Deberá comparar los pesos de las Rocas, para descubrir cuál es la única que pesa más que las demás. Pero no es tan fácil, ya que sólo podrá utilizar la Balanza dos veces, no más”.

Utilizar la Balanza sólo dos veces para comparar los pesos de las nueve Rocas y descubrir cuál es la más pesada. Tendré que usar mi cabeza para poder resolver este acertijo.

-----------

Recomendación: sería bueno que los lectores arriesguen primero, antes de leer los comentarios de los demás, para que todos tengan iguales oportunidades de jugar. Luego, si lo desean, pueden leer las otras huellas, para cotejar respuestas.

Y si no, hagan lo que quieran y no me escuchen, que no me pagan para estar dando explicaciones, pssssssss.

24 comentarios:

el oso dijo...

A pesar de que el amigo Diógenes ignoró mi propuesta de ir sin el Poli (ya medio que lo miro con cariño), pienso que se puede sarle una mano (aunque este tenga dos).
Me parece que se puede dividir a las rocas en tres grupos de tres (pongamos A, B y C cada grupo) y pesa por ej los grupos A y B. Si la balanza se inclina para uno de los lados, ese será el grupo más pesado y si queda equilibrada, la piedra pesada está en el que no se pesó.
Una vez determinado en qué grupo de tres está la más pesada, puede proceder a poner una piedra en cada platillo y dejar una afuera y sieguiendo la misma lógica de antes sabrá cuál es la más pesada.
Dicho esto, june que el Polienfermo no le parta la cabeza de un palazo en un momento crítico.
Espero haber acertado esta vez ya que me parezco a Pierre Nodoyuna...

ValEnTiN dijo...

Sorry X llegar tarde, en realidad las portadas me dejan cansado y la pasada semana fue caotica en mi trabajo, me perdí la parte 7 pero igual la leí. Coincido con el oso. pero tambien podría agregar que la parte más sabia e inteligente es que uses el sentido común y por deducción dividas las 9 piedras en 2 grupos separando y estableciendo cual es mas pesada o no? mmm!
Mientras se resuelve este acertijo, voy a prepararme una taza de cafe. Regreso pronto! :)

Passion dijo...

Claro...pero si dividís la 9 piedras en dos grupos pesás mas de dos veces...cuál es la más libiana? hAY QUE DESCUBRIR una sola.
Son solo dos oportunidades...ingenuamente creo que si la balanza la podés usar solo dos veces, yo tantearía el peso primero con mis manos...las que me parezcan mas libianas, o sea la únicas dos casi acertadas, serían las que pesaría en la balanza, ya que nadie dice que NO se puede "probar" primero no?

Passion dijo...

Otra, y me quedé pensando anoche...te juro que debatíamos con Lascivia cómo resolver el tema: llegué la conclusión de que si son idénticas ...todas pesan lo mismo, podría ser cualquiera de ellas, quizás haya alguna hueca jajaja...
ME LA COMPLICA HOMBRE!

JAJAJA...me gusta, esta bueno el juego...
BESOTE :)

Atenea Kamet dijo...

A ver... SI sólo puedo usar dos veces la balanza, yo primero las observaría detalladamente para extraer a ojo, las que fueran más grandes (en el cuento no dice que son del mismo tamaño sino solo que son "nueve rocas totalmente esféricas. Por ende, a vista sacaría las más pequeñas y dejaría el resto. Una vez hecho esto pesaría con mis manos (viejo método casero) y tantearía cuales me parecen las tres más pesadas. Cuando llegase a una determinación, recién ahí utilizaría la balanza, comparando: primero, la que me pareció más pesada con la tercera (la menos pesada para mí de las 3). Supuestamente verificaría que la más pesada es la primera, luego pesaría la más pesada nuevamente en comparación con la 2 para comprobar efectivemente que es la más pesada. Si esto da correcto, obtendría la respuesta. Pero si la 2 pesara más que la primera, entonces, indefectiblemente esa sería la más pesada, ya que la tercera la habría comparado con la 1 y por lo tanto, al dar que es más liviana, quedaría descartada.
MMMMMM no sé si se entiende mi explicación, si no se entiende, aviseme Galán que vuelvo a intentar una manera más simple de explicar mi teóría!!!
Le mando un beso grande.
PD: Una tal Raquel de mi Blog (ateneakamet.blogspot.com) le está reclamando la paternidad de un hijo! MMMM que estuvo haciendo Galán!
I´ll see you soon!

El Jardinero del Kaos dijo...

no soy bueno para las matematicas y la resaca nome deja pensar mucho.
yo eligiria al azar o sin el uso de la balanza llamaria a polifemo y utilizaria su experiencia de carnicero para que las sopese el(te lo digo por experiencia un carnicero sabe distinguir si algo pesa mas que otra sopesandola con la mano) no uso la balanza.

Atenea Kamet dijo...

Momento: Como dijo EL Jardinero en alguna ocasión, aquí no se dice el limite de respuestas, por lo tanto:
Se separan las bolas en 3 grupos de 3. Se pesan dos de esos grupos:
primer solucion:Si la balanza está desequilibrada el grupo más pesado de tres bolas será el que contiene la más pesada.
Entonces tomo ese grupo y peso una bola en cada platillo y me quedo una. Si la balanza está desequilibrada, esa es la bola, si está equilibrada, es la que me quedó a mí.
Segunda respuesta: En el caso en los dos grupos pesados al principio estuviesen equilibrados. Entonces, habría que realizar el procedimiento de pesaje individual (como el que describí anteriormente) con el grupo que no pesé y así se sabría cuál es la más pesada.
Saludos, creo que ahora sí acerté...

Extranjera dijo...

Ni idea, me rasparon en matemáticas todo el bachillerato y soy fatal para los problemas de lógica, igual te felicito por la historia que está deliciosa.
Abrazos

Luzzy Duran dijo...

vale, ese acertijo lo recuerdo, ya me habian planteado antes esta receta matematica
ingredientes - nueve piedras, una balanza, dos oportunidades de pensar.

Procedimiento:
Uno.- divir las 9 piedras en grupos de tres, pesar los dos primeros grupos, si se equilibran el grupo restante tiene la piedra que pesa más y si no queda equilibrada la balanza, escoger el grupo que pese más.

Dos.-Del grupo que pese más pesar dos piedras, si se equilibra la balanza, la restante es la que pesa más, sino, pues se toma la piedra que no se equilibro en la balanza.

Sirva agusto y disfrute la respuesta jojojo :)
por cierto, yo no dejaria solo a polifemo, hay que mantener cerca a los enemigos, Suerte con el tesoro!!,
un beso y miles de abrazos etéreos.

lascivia dijo...

me estàs vplviendo loca. Puede haber una trampa, en ningùn momento decìs que las rocas no pueden ser pesadas por nuestras propias manos, por lo cual yo cotejarìa el peso en forma manual y luego me sacarìa la inquietud comparàndola con otra, aunque tambièn si son idènticas (exactas, eqivalentes, iguales) no hay manera de que una pese menos, creo que hay una pregunta capciosa entre lìneas.
Tenes un regalito en mi blog.
Besos lascivos, Galàn.

ValEnTiN dijo...

En lo que los visitantes de Blogger resuelven el dilema de peso, lógica, acertijos y matemática (para lo cual soy fatal) ... he venido a presentarte mis amigas, pero no cuentes conmigo para irte al menos hoy de rumba, tengo una resaca terrible, uffff!

María dijo...

Te guias por el tamaño (si no son todas iguales)

Utilizas tus manos de balanza previa para aproximarte antes de usar la balanza verdadera.

Pablo dijo...

Pensamiento lateral, no... por favor, no. ¡Socorro!

ana. dijo...

Pensé, pensé y pensé mucho, muchísimooooooooooooo!!!!!....y puedo, se me ocurren una y otra manera de saber el peso de esas piedras...pero ninguna tiene nada que ver con la lógica.

Con la lógica no pude nunca.

Muchos besos, igual (sin lógica, porque sí nomás)

ana. dijo...

Me faltó el "no" : NO PUEDOOOOO!!!!!

Soportándome dijo...

Yo también siento como si hubiese trampa en algo. Algo que nos asombra por abajo...

Gara dijo...

Pues mira he leido, he pensado, he vuelto a pensar y he vuelto a leer y despues de todo eso sigo super liada, lo mio no son las mates.

Por cierto, me envejeciste o q?, jajajaj.

Besos

Na dijo...

Y yo hago lo que quiero, y no te escucho (en realidad nunca te escuché, lo correcto sería no te leo), y no comento nada al respecto :P
Sólo que los de los 3 grupos le pegaron :P jajajaja

Extranjera dijo...

Ya pues, escribe más!

Agua dijo...

Vaya acertijo mas lioso!!! va a ser dificil de resolver querido amigo...ains...haber pensemos..joooooooo que dificil! pues tantea primero el peso a ojo cogiendolas con las manos y luego...arriesga!!!
Besitos!!!
PD. si no acierta no quiero ni pensar lo q le pasara a nuestro heroe..sobretodo porque la isla se llama calamidad....

Luz de Gas dijo...

con este programa que no ocupa nada te puedi entevistar.

http://www.google.com/talk/intl/es/

si tienes micro, intenta probarlo a ver que tal

GISELITA dijo...

VOLVI!!! ESTO ESTA MUY INTERESANTE, COMO SIEMPRE..
PARA MI ES COMO DICEN EL OSO Y LUZZY DURAN, QUE DIERON LA MISMA RESPUESTA.
BUENO, VEREMOS...
SALUDOS

Anónimo dijo...

adoro tu espacio.

LOLA dijo...

Un grato entretenimiento el volverte a leer.
Siguiendo tus ordenes te diré que mientras pensaba la solucción a la misma vez leia tus comentarios (soy mujer, puedo hacer dos cosas a la vez) ahorrando energia en pensar, la solucción ya está dada por varios e inteligentes blogeros.
Besos, sonrisas y abrazos estimado galán.