jueves, 19 de febrero de 2009

El Juego del Capitán (Sexta parte)


Bueno, la prueba no parece ser tan difícil después de todo. Que yo sepa, lo único que estaba en la mano de Capitán y ahora está en la mía es la Manga de su saco. Claro que también podría tratarse del Mapa que robé de su bolsillo. Sin embargo, yo he visto a Capitán escribir algo con su pluma sobre la Manga. O al menos eso parecía, aunque no podía ver nada. Tal vez, si pruebo con un poco de la Tinta especial para capitanes…

Me alejo lo suficiente de la Carnicería como para no ser observado. Me siento en el suelo, apoyo la Manga y la rocío con un chorro de Tinta especial… ¡Opa! Se me fue la mano, la he gastado toda. Veamos qué pasa…

Lentamente, negro sobre azul, algo que parece una palabra comienza a formarse sobre la tela. La siguen debajo otras letras más pequeñas, que apenas alcanzo a distinguir. Por fin lo veo. Parece ser lo que estaba buscando, ¡pero está al revés!



Ahora lo comprendo, ¡la Manga es sólo un sello! Necesito un papel en blanco antes de que la tinta se seque. Reviso mis bolsillos y lo primero que encuentro es la carta con los símbolos extraños que Polifemo me leyó. Lo único que me importa de esta carta es la indicación de las coordenadas. Corto esa parte doblándola con cuidado. Nunca fui muy bueno para las manualidades, así que mientras hago esto me hago un pequeño tajo en un dedo con el borde del papel. Una gota de sangre cae sobre la tierra. (1)

Tomo el resto de la carta, la doy vuelta, apoyo la manga y presiono con fuerza. Espero un rato y luego retiro mi improvisado sello. ¡Voilá! ¡Ya tengo el COMPROBANTE!

Bien, ahora sólo resta regresar al Taller de barcos usados y retirar la embarcación.

TALLER DE BARCOS USADOS

Cuando estoy por llegar al Taller me sorprendo al ver la silueta de una persona salir de allí y caminar en sentido opuesto al mío. Al ingresar me encuentro con el hombre robusto de jardinero de jean y sombrero de tres picos.

- Buenas noches, eh… Perdón, no le he preguntado su nombre.
- Buenas. Todos por aquí me llaman el Oso de Mar.
- De acuerdo, señor Oso… Yo soy Diógenes Mastreta, no sé si se acordará de mí, estuve aquí hace unas horas…
- Mi memoria ya no es la de antes, pero nunca olvido un rostro tan estúpido. ¿Qué es lo que quiere ahora?
- ¿Acaso está de mal humor señor Oso de Mar?
- Oh, perdón, es que no soporto ver al carnicero, ese tipo me saca de las casillas.
- ¿Polifemo estuvo aquí?
- Sí, acaba de retirarse. Qué extraño que no se hayan cruzado.
- Me pareció ver salir a alguien… Y discúlpeme el atrevimiento, ¿pero qué quería él aquí?
- Vino como siempre, a cobrar sus deudas. Sabe, el negocio de los barcos no anda muy bien últimamente, y él ha estado fiándome la carne… claro que cada vez que pasa por aquí se cobra todo junto y con altos intereses…
- ¿Y se llevo todo su dinero?
- No, eso es lo más extraño… esta vez no quiso dinero, sino que dijo que me perdonaba las deudas de este mes si le entregaba todas las brújulas que tuviera disponible.
- ¿Todas las brújulas? Sí, la verdad que es raro… Bueno, en fin, mejor me preocupo por mis cosas, ¡he venido a retirar la embarcación que Capitán le dejó!
- ¿Tiene el COMPROBANTE?
- ¡Claro que sí! Aquí lo tiene.

Me acerco al mostrador y extiendo mi mano hacia el Oso de Mar. Él toma el papel y lo mira con detenimiento. Luego observa mi rostro. Noto que sus fosas nasales se abren y cierran lentamente.

- ¿Algún problema con el Comprobante?
- No, no, el papel está bien. El problema es con usted.
- ¿Qué pasa ahora?
- ¡Usted ha estado bebiendo!
- Ehh… no, claro que no.
- ¡No me mienta! Usted huele a alcohol, vino marinero para ser más preciso.
- Bueno, fueron tan sólo unas copitas…
- Hasta que no se quite ese aliento a vino no le puedo entregar el barco.
- ¡Pero! ¡Pero!
- Sin peros. Quítese el aliento a vino y le entregaré la embarcación. Lo espero en el muelle.

----------------

INVENTARIO:

Mapa de la Isla Calamar
Reloj pulsera
Papel con las coordenadas

OBJETIVOS:

Quitarme el aliento a vino
Dirigirme a la nueva isla siguiendo las coordenadas para buscar el tesoro

--------------

NOTAS

(1)
- Que nuestro héroe se lastime aquí era totalmente innecesario.
- Lo sé, pero la gente pedía sangre…
- Hola, traje un amigo.
- Hola.
- Che, ahora que somos cuatro, ¿jugamos al Truco?
- Sí, pero sin flor, eh.

23 comentarios:

ValEnTiN dijo...

mmmmm! Que decirte del olor a vino. Muchos aseguran que comer "papel" ayuda, recurso a mano??? ...no creo que a los chinos tras su descubrimiento, le parezca buena idea. Sugerencia: Comer para estabilizar el organismo, tambien puede ser la ingesta de algo dulce.
y con relación a las coordenadas, no puedes urgar en el papel que tienes?
No regreses a retirar el barco con ninguna otra cosa que pueda hacerte demorar, una gota de sangre derramada en tu ropa o algún residuo de aliento jummmmm!
Saludos!!!!
A própósito, quien conducirá el barco? Mastreta???? Sabe conducir barco? Tiene brujula o tendrás que ir por el carnicero a suplicarle alguna de las que al parecer ha estado coleccionando, uffff! Esto se pone bueno! jajajajajaja!!!

Jor dijo...

Tenes que cambiar el reloj pulsera por el chupetin de menta en la tienda para mancos.

lo demas es tu historia...


Sali al balcon para saludar, vio?

Abrazos galan.

Agua dijo...

No habia por ahi un chupito de menta?? jajajaja seguro q con eso el olor a vino desaparece....pero ojo! para llegar a la isla con el barco despues necesitara una brujula y el carnicero se las llevó todas! tiene q econtrar una brujula como sea (a no ser q sea como Mc.Guiver y sepa construir una con un chicle...jajajajaja)
Besitos mojados!

María dijo...

Cambio reloj pulsera por chupetín!

nananana dijo...

chupetin de menta!!! lo dije desde el principio!!

El Jardinero del Kaos dijo...

agua salada del mar por el aliento a vino!!!

me adelanto a esto anda buscando una aguja y un iman por que polifemo tiene todas las brujulas y me imagino vas a necesitar una(no fui scout al pedo se hacer una brujula con poco)

el microfono va a ser importante, como en la vida todos los problemas se resuelven cantando, me lo enseño rafaella carra!!!

ah, pasa por el jardin de vez en cuando que las plantas se secan si no las riegan!!!

tengo una duda con respecto a alguien, despues en via privada te la pregunto.

una nalgada en la nuca(cosa poco probable)

Extranjera dijo...

Este... Menta pero mientras te vas podria pasar algo pues si Polifemo se llevo todas las brujulas eS pq quiere el tesoro y va a hacer todo para q Mastretas no lo encuentre. Agua de mar, como dijo Jardinero, quien por cierto nos intrigo a todos con una duda q preguntara en via privada. En fin, la curiosidad mato al gato. Abrazos galan

ana. dijo...

A mí me parece que Polifemo y el del Taller son cómplices...por algo no quiere darle el barco...si todos los marineros toman vino marinero! Estos dos quieren ganar tiempo (tiempo...pienso en el reloj pulsera que aún tiene Mastreta en su poder, ese reloj esconde algo...)¿¿¿Lo cambiará por el chupetín de menta????

Besitos

María dijo...

REGALITO PARA VOS EN MI BLOG.

;)

Pablo dijo...

No cambies el reloj pulsera, por Dios. Estoy con el Jardinero: agua salada.

A l o n d r a . . . dijo...

.

Y es que justo cuando me visitas, subo algo que no es de mi autoria, jajaja, cosas.


Besos.

.

cynthia dijo...

Gracias por tu visita.. buen finde.. cariños.

el oso dijo...

Me dedico a la profesión en el tiempo que me deja el laburo en un taller de barcos... ¿vio?
Más allá de su narrativa (que es brillante) me gusta esta historia porque está plagada de sutiles detalles que se dejan disfrutar incluso después de varias lecturas.
Espero que Diógenes no se caliente conmigo porque borré el chupetín y la tinta y le hice llevar micrófono y cucharón...

ai dijo...

hey que buena historia!.. quiero saber como sigue!..


besos..

[estaba - estoy un poco de vacaciones de mi..]

Gara dijo...

Buen momento para cambiar el reloj, por el chupetin.

Besos mentolados.

Paula de Bera dijo...

Hola, muy bueno!!!!
Yo no cambio el reloj.
Saludos!!!

Soportándome dijo...

Esoy deseando conseguir el premio. Pero no sé cómo quitar el aliento a vino. Si supiera... no me regañarían en casa.

JAAJJAA

Luzzy Duran dijo...

vale, pareciera que la solucion más sencilla seria cambiar el reloj pulsera por el chupetin de menta (ya decia yo en mi fuero interno de decisiones que se necesitaria un dulce!siempre son necesarios, en fin), aunque lo de la brujula me preocupa..., nos van a robar el tesoro no!...
Bien ahora no estoy para dar sugerencias. Cuidaos que esta voz de ideas parece un poco obstruida ultimamente.
Un beso y miles de abrazos etéreos :)

Maritoñi dijo...

Cada día se me complica más la mente con tus historias. No hay posibilidad de comer chicles de menta???
Besos con azúcar glasé.

lascivia dijo...

Regalito en mi blog a la derecha

Viviana dijo...

Galán: ¡Qué vergüenza! Con 29 años y nunca aprendí a sacar el aliento a vino. Es que nunca tuve nada que ocultar jeje
Gracias por satisfacer mi pedido de sangre. La verdad es que necesita una brújula. Así que algo va a tener que hacer con el carnicero o, casualmente, recordar que tiene un llavero en el bolsillo que le regalaron un día cualquiera sin saber porqué y es una brújula.
A propósito, queda usted disculpado por lo del 14 y en cuanto a los mates... mientras se llenaba la pelopincho me puse a prepar el mate para esperarlo y me di cuenta de que no me quedaba yerba. No sé cómo íbamos a hacer para entretenernos... :)
Besos

Maritoñi dijo...

Que poquito tiempo queda para la entrega de los premios. Yo estoy nerviosísima ¿Y Tú?

Na dijo...

¡Quiero vale cuatro!