domingo, 30 de mayo de 2010

Cuando seamos ellos


En un micro de vidrios empañados por el frío y la llovizna de afuera en contraste con la calefacción interna, vuelven a mí ciertos pensamientos que habían surgido esa misma mañana mientras cruzaba una calle desierta: ¿Cómo será cuando seamos ellos?

El cartel de venta de una casa disparó la primera reflexión. Hoy por hoy no necesito saber todo: si algo no sé, aún puedo recurrir a mis padres. Desde hechos históricos no tan lejanos pero anteriores a mi existencia, hasta el funcionamiento de un motor, adagios, asadores, solfeos o percutores, siempre puedo preguntarles a ellos.

¿Pero qué va a pasar cuando nosotros seamos ellos? Cuando ellos ya no estén, cuando corra en nosotros la responsabilidad de ser padres y portadores del saber, cuando nuestros hijos nos consulten como fuente de sabiduría, como Petetes sin libro responsables de su criterio de autoridad, ¿seremos capaces de responderles?

Apelar a nuestra propia experiencia como enciclopedia de vida… me parece tan poco. No creo tener la respuesta para ninguna pregunta. Y no me preocupo por la historia y la geografía, esas cosas pueden consultarse en manuales. Lo que me cuestiono es si seré capaz de explicarles cómo se hace un trámite, cómo se resuelve un problema, cómo se actúa ante determinadas situaciones…

Aunque, pienso, tampoco es que hay que estarles encima todo el tiempo: poco a poco hay que ir dejándolos volar, cada vez un poquito más lejos del nido. Pero ponerles reglas es algo sobre lo que también reflexiono: ¿Cómo encontrar el justo medio entre la severidad y la compresión, la libertad y la responsabilidad, la confianza y la protección?

Supongo que deberé dejar que el tiempo me vaya dando esas respuestas, ya que, dicen, es el mejor maestro.

21 comentarios:

Viviana dijo...

¿Son simples pensamientos que surgen con especial vigor en día domingo o tengo que felicitarte por un futuro y cercano patriarcado tuyo?
Yo fui madre muy chica, a los 21. Casi no tuve tiempo de cuestionarme esas cosas pero, déjeme decirle algo, mi amigo, no hay receta.
Igual, no importa, es como aprender a caminar o a hablar: sale solo cuando menos lo esperás. Claro que se tropieza muchas veces porque el ser padre no te hace dios (no tenés que saber todo), sino más humano quizás. Un secreto: los padres no saben todo (es lo que nos hicieron creer y como nos gusta verlos) pero no se lo digas a tus hijos ;)
Un abrazo

SIL dijo...

No tengo a mi papá, y tampoco lo tuve, mientras lo tenia...
Es maravilloso lo que escribiste en este post.

Yo tengo cuatro hijos, miles de reglas que día a día se desarreglan,
y lo único que sé es que el tiempo no me ha dado todas las respuestas.

No debe haber nada más difícil y más desafiante, y más lindo :=) que esa tarea de ser padres.
Y creo que el equilibrio es imposible de lograr.

Besos miles, Donjuan.


SIL

ÓNIX dijo...

Son interrogantes que se han cruzado por mi mentecida en más de una oportunidad y lo que me relaja es saber que por los momentos cuento con esos seres maravillosamente especiales que han dado todo por mi... Sin embargo se que un día no muy lejanos tal vez ya no estén, aunque rezo a diario por ser yo la que deje el espacio físico antes que ellos.

El tiempo lo dirá, eso pienso...

PD: Que guapo sales en esa foto...

Arya dijo...

Ahhh Sr Galante.. muy meditativo hoy.. bueno mas profundo creo. Como para todo mi respuesta... mejor no pensar. Es como querer resolverle la ecuacion a la vida misma.. para que apurarse digo.

La vida, como la paternidad, es una leccion diaria.... te dejo con esa.

(pd: vas a ser papa? Linda foto ; )

Galán de Barrio dijo...

Voy a ser papá, claro, algún día... pero no está en planes en los próximos años... aclaro, por las dudas :)

Ginebra dijo...

Creo que nunca llegamos a saber cuales serán nuestras respuestas, hasta el mismo momento en que nos las preguntan, y es entonces, cuando según nuestro criterio que el tiempo y la experiencia nos ha aportado, contestaremos, y serán ellos los que junto al suyo, crean sus propias conclusiones. Aunque contradictoriamente a eso, nunca se deja de aprender y comprender muchas de las cosas de la vida por mas tiempo que pase, con lo cual, no siempre tendremos la mejor respuesta, así que como dices, en parte son ellos los que deben guiar sus pasos e ir alejándose del nido, pero siempre, bajo esa base que nosotros les hayamos aportado.

Un placer leerte Galán,
Bsos

Luna dijo...

Como en todas las cosas lo más difícil es el equilibrio.

Besos

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Pffff recuerdo haberme cuestionado sobre lo mismo y sabés? con la llegada de mis hermanos tuve una leve visión de lo que es ser padre. Cuando empezaron su preguntas, cuando llegaron mis respuestas, cuando entró en acción el rol "adulto responsable - Menor en proceso de crecimiento".
Y tengo que decirte... es hermoso. Es hermoso ver cómo ahora te están preguntando lo que alguna vez te preguntaste. Como de a poco respondés sobre lo que no sabías antes.

Uno se va dando maña, viste?
;)


p/d: es increíble lo rápida que es la mente. Mientras leía tu comentario en respuesta a otro que te hicieron, vi: "Voy a ser papá..." e inmediatamente abrí la boca, procesando todo tipo de imágenes en mi cabeza, hasta llegar a la parte de "claro, algún día".
O yo soy muy chusma. O la mente es más que veloz.

xD

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Por cierto:
1)- El texto te quedó maravilloso.

2)- Todo un galán usted.

;)

Jardinero del Kaos dijo...

cuendo seamos ellos, espero que ellos no nos suelten las manos, porque no se que tan listos vamos a estar...

y si nunca somos ellos...

por ahora estoy mas cerca de la ultima opcion.

un saludo galancete, a ver si nos juntamos

Jaz3000 dijo...

Hay veces que no creo ni en mis propias palabras. Me parece casi (Sólo casi) imposible poder transmitir aquella seguridad que es muy requerida para alguien que recién descubre el mundo. No me considero ni sabia, ni responsable, ni un modelo a seguir, para nada. Me da risa, incluso.

Me han dicho que llegado el momento, se sabrá. Eso, a mí, me da pánico, porque me gusta estar preparada para todo, saber lo que muy pocos saben, y tener la palabra justa para el momento justo. Quiero ser perfecta en todo ámbito, y si, por esas casualidades de la vida (O ni tan casual) me toca ser madre, quiero ser una muy buena. Excelente, perfecta, o al menos digna. Pido mucho de mí misma parece jajaja. Tengo que tomar en cuenta que no estaré sola, claro (Espero)...

Y en cuanto a mis padres, realmente han sido lo que yo necesitaba, aunque me hubiese gustado poder estrechar mi lazo con uno, y desapegarme del otro (Porque mi relación con ellos es bastante desbalanceada). Quizás estoy a tiempo. Como últimamente me han dicho casi todos: Tengo que dejar de pensar e intentarlo y ver cómo va.

Un gran abrazo :)

SIL dijo...

Gracias, Donjuan, sos un solcito de invierno.
De hecho, el último poema nació después de leer ésto, y verte en esa foto tan bien escoltado por tus padres.
Abrazo , que llegue.

SIL

Berserkwolf dijo...

es la ultima cosa que uno quiere afrontar jaja, por lo menos aqui ultimamente me ha tocado ese panorama(amigos que se casan,compañeros que se vuelven padres) amigos que jaja al ver la situacion de otros no pueden mas que caer en una suerte de negacion, y yo... yo que aun siento fuerte el tenerlos, y no imagino el ser padre jeje,es una idea que por mas que trate de plantearme de forma seria, lo veo como algo lejano, casi un sueño de algo que eventualmente podria ocurrir... pero se aleja mi mente de los pormenores de lo que implica realmente... agradable el recordar lo importantes que son, cuando uno se ve en sus zapatos jeje

Anónimo dijo...

se me vienen a la mente muchas cosas, entre ellas un pastel de chocolate. mmmmmmm. si no sabés qué decirle al pibe, hacéle la gran sócrates. empezá a hacerle más preguntas a él. es un método. eso dicen: el método so.. socra... dale nene, lo sabés. socrati...
Niño-B

Carla dijo...

mmmm que dificil. Que reflexión la de hoy!
Espero, como vos decís que las respuestas me las de el tiempo, porque igual que vos, todavia no tengo ninguna.

P.D. Sos muy bonito Juan!

HUMO dijo...

Y cuando te llegue Galancito, lo descubrirás no hay nada que te pueda decir para que lo entiendas, eso si, cuando te pase, hablamos en común ese sentimiento:)

saludos, linda family!

=) HUMO

Guillermina dijo...

Sólo cuando llegue el momento vas a saber qué hacer, o no vas a saber qué hacer. Porque aunque sea algo trillado, a ser padres se aprende sobre la marcha.
Es dificilísimo y día a día uno se encuentra con situaciones que en pensamientos hubiese hecho de otra forma o con cosas que nos superan, pero para mi, madre joven de dos niños lo único que me obligo a hacer es siempre lo mejor por mis hijos. Obviamente no siempre sale, porque no es fácil, porque la vida no es de color rosa, pero dentro de las posibilidades, siempre hacer lo mejor y luchar por más. Y a las preguntas... es como cuando yo era chica y miraba a mi mamá que sabía todas las calles de la ciudad y me preguntaba "cómo hará? cómo voy a hacer yo para aprenderlas?", ahora me respondo, son los años, es la experiencia, si aprendemos de todo lo que nos toca vivir siempre vamos a tener respuestas, y en el peor de los casos siempre habrá alguien a quien recurrir.
Saludos!

ana. dijo...

¿Sabés que creo? que esas preguntas que te hacés, se responden sintiendo. Sintiendo ternura cuando ves en otros ojitos tus mismos ojos, sintiendo la maravilla del milagro cuando ves en la sonrisa de tu hijo la misma sonrisa de tu amor, cuando sentís miedo porque algo lo lastima o le duele, cuando comprendés, a veces basta un abrazo, que esa personita te necesitará por siempre...creo, que es así.
Que lindos están los tres en esa foto! Vos orgullo de ellos y ellos orgullo de vos, por el compromiso, por la entrega, por el amor...esas cosas que a pesar que el mundo cambie, no cambiarán jamás.

Te dejo un abrazo fuerte, Juancito.

Norma Ruiz dijo...

Galán:
la foto es maravillosa.
y el orgullo de ambos se refleja en la sonrisa, señor galancito: es un galán muy buen mozo y simpático.
no hay manual para padres.
ni diccionarios que te expliquen la etimología del sentimiento que despierta la paternidad.
lo descubrirás cuando sientas en tus brazos a tu hijo.
y de ahí en más aprenderás-
y cuando ellos sean adultos mi querido amigo, recordarán lo que les enseñaste.
besos enormes

el oso dijo...

Fui padre antes de aprender a serlo. Es decir fui padre a medias.
Exactamente igual que ahora, que los capullos se vuelves flores. Y yo, el que debió haber sido, todavía no aprendió.
Y cada cuestionamiento de las flores es un puñal dulce y caliente que cauteriza la herida aunque deje la marca.
Abrazo, prolongado hasta que seas ellos, que tan mal no deben haber hecho las cosas.

Giselita dijo...

No te preocupes, las respuestas llegan solas...
Sin duda tu mayor preocupación va a ser "ser mejor que ellos".
No sé si lo lograrás o no, pero te puedo asegurar que te va a gustar mucho intentarlo.
PD Una foto con tu hermana no estaría nada mal.