viernes, 26 de noviembre de 2010

Cristales rotos


Hombre sentado en banco de plaza. Noche. La luz del farol ilumina su sombrero. Pasa distraídamente las hojas de un libro. Un segundo sujeto entra en escena y se sienta a su lado.

-Linda noche para leer.
-Lo sería si pudiera concentrarme.
-¿Qué sucede?
-Mis personalidades, no puedo con ellas. Se desdoblan como ramas genealógicas. Si tan sólo pudiera… usted me entenderá.
-Los cristales rotos…
-Espejos… espejos que reflejan cada gama de mi ser. Allí están las penurias del hombre solitario, la felicidad del imbécil, la soberbia del genio y la paz del ignorante. No logro controlarlas: todas juntas beben un café.
-Entiendo perfectamente. Cuando se pierde la armonía cualquiera cree estar en Babia.
-Es que no es de equilibrio de lo que hablo, sino de madurez. Iniquidades malgastadas en pleitos sin sentido. Uno se siente como un miserable partido en dos. He leído los Cinco Libros Canónicos Chinos, La Biblia, el Corán, el Bhagavad Gita, la Torá. Hasta el Libro Tibetano de los Muertos, y en ninguno encontré más que falacias. Dice Pablo en la Carta a los Efesios: “Así deben también los maridos amar a sus esposas como aman a sus propios cuerpos: amar a la esposa es amarse a sí mismo”, pero, ¿ha visto usted algo más egoísta que el amor?
-Prosiga.
-Se lee en el Corán: “Quienes deseen que se extienda entre los creyentes, tendrán un castigo doloroso en la vida de acá y en la otra. Dios sabe, mientras que vosotros no sabéis”. ¿Acaso la ignorancia misma no causa dolor? ¿Y qué me dice de esta frase del Chu-King: “No ataquéis al enemigo más de cuatro, cinco, seis o siete veces sin deteneros y formar de nuevo vuestras filas. ¡Ánimo, bravos guerreros!”. Como si la venganza no fuera un plato que siempre cae pesado.
-Entiendo el punto, pero no crea que…
-¡Es más! ¿No está escrito en el Bardo Thodol “Los que cazan a los espíritus santificados y se apoderan de las Sombras de los muertos; los que devoran la carne cruda y se hartan de podredumbre, mientras sus ojos espían, para que nada en la Tierra escape a su vigilancia…”?, como si la muerte fuera el final de las cosas. Ya lo dice el Bhagavad Gita: “Tú te has perturbado y confundido al ver este horrible aspecto mío. Que ahora se acabe. Devoto Mío, queda libre de nuevo de toda perturbación. Con la mente tranquila puedes ver ahora la forma que deseas”. Nada es definitivo, todo cambia.
-Dígamelo a mí, que soy pura espuma.
-Ni siquiera en el Antiguo Testamento encontré una salida: “Y cuando se vean oprimidos y pidan socorro a Yavé, éste les mandará un salvador que los defenderá y los libertará”. Pero la libertad, amigo mío, me suena más a condena que a utopía… Mas, ¡un momento! ¿No será usted mi libertador?
-Eso he tratado de decirle, estimado: yo soy usted.
-Perdón, no lo había reconocido. ¿Acaso viene del futuro? ¿O del pasado? No, si es así lo recodaría, ¿verdad?
-La verdad no se encuentra en ningún libro, no malgaste su tiempo. Viva, libere su imaginación, duerma, coma y beba, no hay más.
-Pero, ¿no dijo que usted era yo?
-Metafóricamente. Los cristales rotos del infinito provocado por la unión de dos espejos, las extremidades acéfalas de una sola célula multiplicada y dividida. El yo es la mentira metafísica moderna que olvida el origen único y la única verdad: todos somos todo y la felicidad no es más que el nombre humano que le damos a armonía, el tiempo el modo limitado de entender la eternidad, la individualidad una etiqueta específica que se suma a los universales. Que tenga buenas noches.

Mutis por el foro. El hombre sentado vuelve a abrir su libro y continúa leyendo. Por el horizonte asoma el sol, dando muerte a las sombras con su espada de fuego.
------------------

Nuevo Testamento: Efesios 5, 28
Corán: Sura 24, 19.
Chu-King: Capítulo II, 8.
Bardo Thodol: capítulo CXLIX, Décimo Iat.
Bhagavad Gita: Capítulo 11, texto 49.
Antiguo Testamento: Isaías 19, 20.

[Citas abiertas al azar]
Felices 200 entradas

17 comentarios:

SIL dijo...

Soy el que sabe que no es menos vano
que el vano observador que en el espejo
de silencio y cristal sigue el reflejo
o el cuerpo (da lo mismo) del hermano.

Soy, tácitos amigos, el que sabe
que no hay otra venganza que el olvido
ni otro perdón. Un dios ha concedido
al odio humano esta curiosa llave.

Soy el que pese a tan ilustres modos
de errar, no ha descifrado el laberinto
singular y plural, arduo y distinto,

del tiempo, que es uno y es de todos.
Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.

J.L.B.

Bienvenido, Donjuan.

SIL

Galán de Barrio dijo...

¿Eso quiere decir que te gustó?
Por un momento creí que te había inspirado, ja, si no hubieras puesto esas iniciales... pero decime una cosa, ¿cómo encontraste justo ese poema?

60 días sin escribir, hacía mucho que no pasaba tanto tiempo...

SIL dijo...

Porque lo amo, por soy su fan.
Porque lo que escribiste se espeja maravillosamente en este soneto de Borges.

:)

SIL dijo...

léase correctamente: porque.
Gracias :)

Anónimo dijo...

eeeeeeeeey! volvió el galán!!!
qué bueno leerte pibe.
bueno, me gustó mucho todo en general, pero vos sabés que yo soy un defensor (en algún punto) del YO. así que, pequeño discenso con la reflexión final.
saludos, estimado colega.
alfonso

HUMO dijo...

Bienvenido con pompas!!!
Me encantó :)

cariños!

=) HUMO

Carla Kowalski dijo...

Felices 200 ntradas Galán!!!
Y que buen texto!!!
Te felicito!

P.D.: Te invito a que pases por mi nuevo blog: Las Historias de Carla.

BEsos!

el oso dijo...

Hay una clave (y esto es subjetivo, obvio) que me gusta: todos somos otro.
Y esto nos hace humanos.
Buen texto, de los de Alejandría.
Abrazo!!

Ginebra dijo...

Solemos dedicar gran parte de nuestro tiempo buscando respuestas a miles de preguntas que nos hacemos sobre nuestra existencia…
Cuando la única verdad es el momento que tenemos, así pues como bien dijo tu otro yo “metafóricamente”…vivamos y disfrutemos ;-)

Un placer leerte amigo…

Muackss!!

Romek Dubczek dijo...

Precioso, elegante e inteligente. Voy a ver si sé cómo unirme a tu blog, a veces hay un botón y lo encuentro. Un abrazo enorme.

Arya dijo...

Haz regresado Sr Galante... y mas sabio aun ;)

Abrazo.. T siempre!

Patricia dijo...

Me encanto la ultima frase! El sol mata las sombras con su espada de fuego wow!
Otra ves me saco el sombrero, escribes de maravillas, me quede con la duda seria el otro yo o un mensajero taoista el que se encontro? je je por su filosofia digo.
Estoy aplaudiendo, me gusto, como decia Gandhi "Solo despues de una gran confusion y dolor se puede encontrar uno mismo".
besos, feliz semana!

Berserkwolf dijo...

sencillamente, no concuerdo jaja en todo lo expuesto,cosa de disfrutar ampliamente de mi individualidad(jeje en ocaciones jaja)aun asi, armonizo jeje, en lo general con lo aqui dicho, no existe una forma real de aislarnos de lo demas, la vida es una maquinaria que funciona transformando las cosas, es bueno ver movimiento por el blog jeje

Jardinero del Kaos dijo...

Ya se te extrañaba por estos lados galancete!!!
enhorabuena!!!

un texto para pensar un rato largo!!!

Paula Daiana dijo...

Felices 200 entradas!! hace mucho mucho que no paso por el barrio tengo que ponerme al dia!
Besos
Pau

Carla Kowalski dijo...

Hola Galán! pasaba a desearte buen fin de semana... esperando una nueva publicación...

s t b n ! dijo...

La verdad es que pocos blogs me atrapan, pero cuando leí el tuyo fue instantáneo. Leí el que se titula "el escritor distraído", y unos cuántos más. Llegué hasta acá sin querer, buscando unas fotos de personas distraídas para subir a mi última entrada que tiene por nombre "Los grandes hombres son distraídos". Me alegro haber encontrado tu blog. Te sigo desde ahora.
Saludos.