lunes, 13 de febrero de 2012

Sinsentidos



El universo está compuesto de cosas visibles, audibles, entidades capaces de ser tocadas, olfateadas, probadas. Así es como captamos la realidad: a través de nuestros sentidos. Sin embargo, ¿no será al revés la cosa? Tal vez el mundo no esté hecho sólo de cosas que podemos captar con estos sentidos, sino que esos sean los únicos sentidos que tenemos para captarlo.

Un ciego de nacimiento tiene una imagen mental del mundo completamente diferente de la que se forman los videntes. Si la naturaleza estuviera poblada en su totalidad por personas ciegas, a nadie se le ocurriría postular la propiedad de ser visibles que tienen las cosas, ya que sería algo inconcebible. Si el mundo estuviera compuesto de sordos, nadie podría imaginar un sonido. Entonces, ¿cómo sabemos que no hay más propiedades en las cosas, que no podemos captar por carecer de algún sentido?

Limitamos nuestra concepción de la realidad a lo que podemos conocer, y así cometemos la falacia epistémica: si no lo conocemos, no existe. Algunos pensarán que no tiene sentido preguntarse sobre cómo es el mundo en sí, independientemente del conocimiento humano. Yo me inclino más a pensar que hay un mundo real, exterior, que no depende de que lo captemos o no. Ahora bien, ¿cómo es ese mundo? Sólo podemos conocerlo con las herramientas de las que disponemos, es decir, nuestros cinco sentidos.

Los que saben, prefieren hablar de dimensiones: para una figura dibujada en un papel, por ejemplo, de ser consciente no podría concebir más que dos dimensiones. Para nosotros, seres tres tridimensionales (o cuatri, si contamos al tiempo), en difícil comprender la idea de una quinta dimensión, donde transcurran otras cosas, ahora mismo, pero que escapen a nuestras maneras de concebir y captar al mundo.

Quizás no haya más que esto, y seamos, por azar o por diseño inteligente (armonía preestablecida, dirán otros), capaces de tener acceso a la realidad tal cual es.

No obstante, si existe algo más, no podemos saberlo.

5 comentarios:

Viejex dijo...

En efecto hay cosas que sabemos que existen y no podemos percibir por nuestros sentidos sino indirectamente sino con el auxilio de algún artilugio en el que -con nuestros limitados sentidos- percibimos sus efectos.

Me refiero, concretamente, a la luz(*) ultravioleta o infrarroja, o a los sonidos(*) de frecuencias fuera de la banda de 20 hz a 40.000hz, o a cosas más difíciles de percibir aún como ser una buena mentira.

Pero que existen, ¿que duda cabe?existen.

Quizás para descubrir a Dios -que supongo que por ahí viene su derrotero mental- tengamos que conformarnos con ver sus efectos en algún lado. Coraje, mi viejo. Es lo que hay.


(*)Admito que es cuestionable llamar sonido a algo que no podemos oír, o luz a algo que no podemos ver pero permítame la licencia para no tener que mencionarlos con expresiones como "Vibraciones mecánicas transmitidas por un medio elástico", o "radiación electromagnética fuera del espectro visible" que resultarían tan confusas.

P/D: Fíjese que le quedó un "embrago" ahí arriba, en lugar de "embargo"

HUMO dijo...

Hay quienes creen entender lo inentendible, otros que ni se asoman a la posibilidad de otra verdad.Otros que buscan con esmero lo improbable y están los que perciben o conectan mas allá de los límites naturales sin esfuerzo.Pero como decís vos quién viajo al otro lado y volvió para contarlo???

En esta madrugada salgo, me voy de vacaciones y acá me ves, filosofando.
Hasta la vuelta!

=) HUMO

el oso dijo...

Comparto, estimado Galán. ¡Pero qué lindo es imaginar esos mundos, concebirlos, compartirlos..!
Ojo, siempre que no se me ocurra imponer a otros la realidad que concibo para mí mismo. Porque de esos tenemos ingente experiencia.
Abrazos

LA NOVIA dijo...

Hace unos años una maestra de mi hijo mayor me dijo... "Yo ya no grito mas, ahora me comunico con los chicos telepáticamente..." Y fué a parar a un neuropsiquiátrico, será que ella contaba con un sentido que desconocemos y del que solo podemos imaginar cual efecto de ciencia ficción?, o solamente de ficción extrahumana, porque no creo que seriamente alguien se atreva a denominarlo ciencia. Ahora que lo pienso... Tal vez, porqué no???

SIL dijo...

Pero tampoco podemos perder la esperanza de saberlo alguna vez.
Quizás para saberlo, debamos prescindir de lo que ya tenemos.
Tal vez sólo ahí nos sea revelado.

Me moriré con la duda. :D


Un beso, DonJuan.


SIL