lunes, 12 de mayo de 2014

El contenido de los sueños

El contenido de los sueños se halla en un limbo inaccesible para nuestra conciencia. Allí nacen las imágenes y situaciones en las que nos encontramos mientras soñamos. Allí también se forjan los personajes que desafían el principio de identidad y se tejen las tramas que no le temen a la contradicción. Cuando dormimos, un portal se abre y deja pasar estas sombras incoloras que logran engañarnos con sus matices que no reflejan la luz.

Cada ser soñado tiene su instante determinado de vida, si es que así puede llamarse a la sutil subsistencia que mantienen mientras dura nuestro momento onírico. Mas, cuando estamos prontos a despertar, esa puerta se cierra, y los contenidos de los sueños deben apurarse a pasar por ella antes de que quede sellada eternamente. Cada nuevo sueño surge de una nueva puerta, todas provenientes del mismo limbo. Y cada puerta muere al despertar el sujeto consciente.

A veces un sueño puede parecernos fugaz y no comprendemos cómo llega a darse la circunstancia de apertura-sueño-cierre en su totalidad. Pero los tiempos para los habitantes de ese limbo son muy diferentes a los nuestros. Un corto episodio en nuestra mente puede representar toda una vida para el protagonista del relato soñado.

También puede suceder que un mismo sueño, que fue y volvió a través del portal, vuelva a manifestarse, esta vez en otro sujeto. No son infinitos los contenidos de los sueños, y teniendo en cuenta la cantidad innumerable de soñadores desde que el mundo es mundo, no es extraño que esto suceda.

Otras veces sucede que algún contenido de un sueño, una imagen, un personaje o una situación, por curiosidad o por resentimiento no quiere volver al limbo originario antes de que su puerta se cierre. Sea por distracción o por interés, los contenidos que no regresen al limbo quedarán vagando por la eternidad entre nuestra realidad y la suya. No pueden manifestarse ante nuestra conciencia pero tampoco pertenecen ya a nuestro inconsciente. No obstante, alguna que otra vez y con mucho esfuerzo logran materializarse, generalmente como reflejo o un sonido, que uno no logra explicarse de dónde surgió o cómo se produjo. 

2 comentarios:

claudia alejandra palma dijo...

Estoy de acuerdo ,, muy interesante el tema de los sueños,, aunque se investigan ciertos contenidos sobrprejemplo, la duración del sueño, y también el individuo que no recuerda haber soñado ! Gracias!!

Juan dijo...

gracias por tu comentario claudia, saludos!