sábado, 6 de septiembre de 2008

Ficción es


Avanza a paso lento pero decidido, sin apuro pero sin detenerse. Pasa cerca de la única mesa redonda del café, donde el Jardinero del Kaos machaca una máquina de escribir con una navaja, plasmando sus nuevas y amorosas ideas.

Toma la calle empedrada, la poética. Aquella que nunca será asfaltada, por cuestiones estéticas. En un banco de la plaza Suaznabar maneja dos títeres sin cabezas, intentando hacerlos bailar el vals de los recuerdos.

Más allá, la Duquesa de Katmandú juega con las palabras e inventa un nuevo diccionario que rápidamente olvida, no sea cosa de que sus neologismos se vulgaricen (claro que ella no tiene idea del poder que maneja).

Cruza la avenida, del lado del colegio vitalicio, mientras Maga convertida al fin en amapola espera en una esquina esas cosas de la vida. Camina tan concentrado que no alcanza a ver que por la vereda de enfrente pasa Lauri bailando con sus polleras, dándole nombre a los vientos, sintiéndose sencillamente libre.

Unos metros antes de llegar, un mensaje le alegra las baldosas: es el Niño Bidimensional, que le promete un fernet para la noche y una sonrisa para el día.

Sonríe por las buenas jornadas y piensa en que debe pasar por lo de Giselita a contarle las novedades y reflexionar sobre las cosas que pasan y las que no, aprovechando su experiencia algo mayor de vida.

Al fin llega al Central, donde acompañan el cortado con las medialunas que tanto le gustan. Allí está Rulo, salido al fin de su cripta. Luego del abrazo, el alegre proxeneta pregunta:

- ¿Qué pasa Galán?, te noto símil a un tango.

- Nada, sólo me preguntaba, mi querido rufián, ¿a qué tanto maquillaje, si en el fondo todo lo que uno quiere es amar y ser amado?

10 comentarios:

G. dijo...

Pobre Suaznabar, Lo que le queda... Seguro cantando "Take this Waltz" y gritando a los cuatro vientos.

¿Será por qué todos vivimos tan cerca?

Y... a veces a las preguntas que están en el aire no hay que darles respuestas firmes.

Suaznabar dijo...

gracias por el link!

Y sí; me tenes calado... Aunque muevo muchos títeres últimamente.

Je.

Saludos.

maga dijo...

El que espera desespera, mejor moverse, que asi se transforma la energia.

giselita dijo...

La verdad me parece bien que te acuerdes de tus lectores, pero eso de "algo mayor" me mató!!!jejeje

El Jardinero del Kaos dijo...

La navaja parece no dar mas resultado...Estoy pensando en cambiarla por una luger o un AK-47 del ejercito sovietico(aunque lo de la navaja es mas romantico)

¿Nuevas ideas?
Solo me limito a tomar las que ya estan en el aire...

Duquesa de Katmandu dijo...

Qué bueno que a estas palabras no se las lleva el viento... como para que permanezca el efecto "ego inflado nepalense"....

Besos de chocolatín Jack

Lauri dijo...

"Ey, Galán, ¡¡acá!! Sí, Galán... Yo... ¡Lauri, libre, loca!"

Bailando, igual, se agotan las penas.
Seguiré nombrando cosas, a troche y moche.

Beso.

Anónimo dijo...

Estimado Galán:

Me he actualizado con su blog.
Lo felicito por los textos.
Este último le hace a uno tener ganas de que se le piante un lagrimón.

Saludos.

El niño bidimensional.

Andrés Aloy dijo...

Es muy bueno lo que escribiste. Más allá de que cierto personaje aparezca en lo escrito. Más alla de eso.

MUY bueno.

Abrazo.

Duquesa de Katmandu dijo...

Galán:
No sé qué decir.
El amargor de los besos se debe al fernet?
Tsudinga??

Como dijo el gran maestro L. Strauss: "Todos van a usar mis pantalones un día"

Besos