jueves, 12 de mayo de 2011

Causa Sui


"La persona que llega es la persona correcta"

"Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido"

"En cualquier momento que comience es el momento correcto"

"Cuando algo termina, termina"

Sai Baba (Cuatro Leyes de la Espiritualidad)

No sé si fue el destino o el azar. Si postulo el primero, me decís que no existe. Siempre es preferible creer en el libre albedrío. Además, un mundo predeterminado sería aburrido. Mas, si te digo que todo fue fruto de la casualidad, también negás su ocurrencia. Nada es casual… nada está destinado. ¿Qué salida queda entonces? Una tercera vía: la voluntad. El deseo que atrae, la fuerza que llama, como un hado que se enciende por afán. Una providencia medida, que se esconde tras una serie de azares que no son más que la telaraña que subyace al conocernos.

¿Importan realmente las causas? Lo relevante es esa conexión existente desde el primer contacto. Del texto a la mirada, de los ojos a las manos, los labios. El anhelo inconsciente concretado y las ganas que roban sonrisas. Alegrías compartidas, simbiosis sana y un reloj que deshoja sus horas como pétalos sin tiempo.

Tal vez no exista el destino, quizás no haya casualidades, sino tan sólo deseos. Haces de luz que uno dispara de modo inconsciente pero de alguna manera vislumbrando el blanco. Entonces de pronto las paralelas se cruzan volviéndose perpendiculares, primer contacto de un punto de encuentro entre un ángulo que se irá abriendo hasta devenir una sola recta, un sólo camino, proyectado ahora sí de forma consciente.

A veces no hay razones para explicar el comienzo de las cosas. A veces sobran motivos para comprender su perduración en el tiempo y el deseo latente de que sea eterno.

12 comentarios:

HUMO dijo...

Que tal si lo dejamos ser, con toda la intención que eso implica?!

=) HUMO

SIL dijo...

Me encantó!!!
Es medio pavo mi comentario, pero es sincero.

Quiero creer que está todo predestinado, que somos marionetas.
Gané tranquilidad pensando éso, aunque no esté para nada convencida...

PD: //un reloj que deshoja sus horas como pétalos sin tiempo.//
Precioso.

Un beso, DON-JUAN

SIL

SIL dijo...

Yo podría asegurar que dejé comentario aquí...después de Fernanda :)

Blogger dice:
¨Disculpe las molestias,
estamos trabajando para Usted¨
:/

Va de nuevo:

Yo quiero creer, lejos de estar convencida, que todo está digitado, porque sentir que somos marionetas me regala una precaria y endeble paz.
El texto es magnífico, y esta comparación es preciosa: ¨un reloj que deshoja sus horas como pétalos sin tiempo.¨

Otro beso

SIL

HUMO dijo...

Y yo podria afirmar lo mismo. Pero que carajo pasa con los blogs????

Después de la imprudencia vuelve la calma.

Ya ni sé que cosa linda te había puesto. Pero estaba de lujo!

Mi memoria no alcanza y usted se quedará con las ganas, échele la culpa al administrador. Yo no soy tan santa como Sil, solo soy una perra que maúlla ;)

=) HUMO o Fer, que mas da!

Galán de Barrio dijo...

gracias, sublimes vástagos de afrodita, por repetir sus preciosos comentarios :)

Berserkwolf dijo...

soy responsable de mi propia realidad, culpable de mis pesares, y el que tiene en su mano crear soluciones, es a lo que me habitue a pensar

·Geo·ligne· dijo...

Genial. Genial.

Me voy pensando.
(Me llevo esos principios de la intro)

Abrazo del Faro al barrio.
(bien luminosos, como la fe, como la esperanza, como las verdades que se buscan)

S.S dijo...

merci por lo del texto...quien es el??? no te preocupes que ya me encargue del trabajo sucio je! no creo que vuelva a copiar tus textos..quien soy yo? ahora una mas de tus lectoras, fans, grupies ;)
si quieres saber algo mas del trabajo sucio me avisas y te cuento mas, pero nose si por aca....
saludos desde mi barrio limeño je!

S.S dijo...

ah, acerca de tu nuevo texto, creo que todo es causa y efecto...fisica pura.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

¿Te das cuenta por qué te hacés extrañar tanto?

Son un placer tus letras.

Beso grande.

Luna dijo...

Quizás sea un destino azaroso.


besos

Giselita dijo...

"A veces no hay razones para explicar el comienzo de las cosas. A veces sobran motivos para comprender su perduración en el tiempo y el deseo latente de que sea eterno"
Sublime...