domingo, 14 de diciembre de 2008

La Gran Mentira




Durante siglos los filósofos ortodoxos, continentales y poco flexibles nos han engañado con la gran mentira del ser individual. Lustros poco lustrosos y cadavéricos viajes alrededor del sol han pasado engañándonos, haciéndonos creer la inefable idea del Uno, basada en el principio de individuación y sus nefastas consecuencias.

Nos han mentido, como poetas metafísicos adoradores esclavos de aquel personaje inicuo al que llaman “sujeto”. El “Yo” de estos aldeanos de la ciencia ha dominado los paradigmas etareos desde el comienzo de los tiempos, siendo así que hoy en día cualquier hijo de cristiano y demás religiones o ateos también creen que son uno y sólo uno.

Pero ya es hora de que aquellos que como un servidor pretenden develar la verdad de la milanesa (de carne, de la buena, nada de falacias de soja) expresemos la auténtica relación del ser, del devenir de las subjetividades múltiples y eternas: somos.

Todos somos el ser y el ser es lo que es, es decir, que no existe el yo, no existe el sujeto, el hombre-en-sí ni ninguna de esas quimeras áticas. No, rechacemos los galimatías del ente y reconozcamos que en la verdad existe la multiplicidad. Que estamos atravesados todos por todos, con todos y en todo. Que no hay Uno, no yo, no vos, no él. Que el ello, lo neutro, es lo único que podríamos considerar como la unidad, pero entendida desde la generalidad, desde el constante fluir de personalidades rotas que se funden en una única armonía preestablecida del ser.

El lenguaje, titánica arma y fuente de todos los males, con la que el hombre desde sus inicios se encargó de etiquetarlo todo para intentar medirlo o hacerlo medible con su limitada razón. Si logramos despojarnos de él, y de su terrible caballito de batalla, el Nombre Propio, lograremos al fin unir nuestras almas como corresponde, ya que nunca debieron estar separadas.

Nada se sujetos, nada de mitos platónicos de cuerpos divididos que buscan su otra mitad. ¿No os dais cuenta que vuestra otra mitad está allí, y que siempre lo estuvo? Es el mundo, es el ser, somos todos. No hay otro porque no hay uno, ya que en definitiva todos seríamos “lo otro de lo otro” y así ad infinitum.

Por eso, nada de individualidades posesivas de cuerpos que son sólo cáscaras desechables de almas que siempre estuvieron unidas, y que sólo la gran mentira del ser sujeto y sujetado las había separado.

Rechacemos también, por tanto, la segunda gran mentira, ya que pierde toda su razón y fortaleza al ser descubierta la primera. Estoy hablando, claro está, de la extraña al ser idea de la monogamia. Si no hay momo, no hay stereo, y sin uno no hay dos.

Así es que, hermanos míos, todos con todos. Abrid vuestras batas de la culpa y arrojadla muy lejos de la verdadera esencia del ser. Uníos, y disfrutad, que la vida se acaba y volvemos todos al mismo lugar. Listo calisto, sanseacabó y chau pinela.






- Nah, ¿todo esto para justificar la piratería y el descontrol? Qué hijo de puta…

- Vos no entendés nada.




13 comentarios:

Lolette Glamour dijo...

Mi reflexión...¨ a co*er a co*er que chocan los planetas!! ¨ jajaja nada que ver...me voy porque no se qué decir, porque mis problemas existenciales e individuales (más muchas veces colectivos) me impiden encontrar respuesta a tu temática. Aunque no hayas planteado interrogante alguno. Feliz domingo!

Anónimo dijo...

completamente en desacuerdo.

El Niño Bidimensional

El Jardinero del Kaos dijo...

lo mismo me da un pecho que otro, lo mismo me da este pene que aquel, lo mismo me da vagina o escroto, lo mismo me da tener que no tener.

Def Con Dos del tema "Promiscuidad"

como siempre los amigos ibericos tienen respuesta para todo.

tocada de bulto

Frozen-Angels dijo...

Grossooo
tonces vos q sabés, conviene mandar el famoso mail a ivrea o ir a tocarles la puerta hasta q se caiga y nos den bola? XD

Terapia de piso dijo...

¿Y quién dijo acaso que eres una mitad?

José Roberto Coppola

FELICES FIESTAS dijo...

Interesante visión sobre la filosofía de la vida y el ser, el una reflexión muy buena.

Un beso

Soportándome dijo...

Maravilloso Galán. Sin el somos no habría identidad, que es la unión de todas las miradas que nos ven. Feliz reflexión!

María dijo...

Yo solo sé que no soy nada.

ana. dijo...

Muy lúcido...y con humor. Me encantó. Besos.

Arya dijo...

oye, que no todos cojean del mismo pie... Y q no hay mentiras, porque no hay verdades.... Cosas del cristal o el lente con que se mira ; )

Buen blog, saludos.

giselita dijo...

aguante la momnogamia!!!

giselita dijo...

quise decir monogamia

Paula Daiana dijo...

Galán coincido plenamente con las reflexiones filosóficas del ser... ahora en cuanto a la idea de la monogamia me surgen un par de cositas para debatir.
A ver, bienvenida la pirateria para un corazon no enamorado o para una pareja sin amor... pero creo que en la medida en que uno se enamora las cosas empiezan a cambiar, no cree?
Difícil de sintetizar en un comentario semajante tema, queda pendiente para debatir!
Besos
Pau