lunes, 22 de diciembre de 2008

Las aventuras de Rocambole. Hoy: sobre el azar y otras menudencias



Rocambole no creía en fantasmas. Sin embargo, hacía un ratito había pasado frente al espejo y le había parecido ver una sombra con forma humana.

Tampoco creía en el azar ni en el destino, por más contradictorio que ello parezca. Es que, si bien no pensaba que todo ya estaba escrito, hablar de “el” azar le parecía estar diciendo lo mismo, sólo que con otros términos. “Nada hay escrito ni nada está librado a la suerte”. Rocambole nunca había dicho eso, pero esa frase bien podría representar sus pensamientos, de alguna manera.

Tampoco creía en la influencia del medio, la familia, el barrio o el subconsciente. “Yo soy yo y punto, nada de circunstancias circunstanciales”. Eso sí lo dijo, luego de que le anularan un gol por una falta cometida en un partido de papi fútbol con sus amigos.

Su solipsismo era tal, que lo había llevado a declararle una vez a una posible futura novia “Soy demasiado yo para compartirme”.

Pero si había algo que Rocambole detestaba y descreía en su plenitud eran las cosas “probables”. Se burlaba completamente de aquellos que creían en la Ley de las Probabilidades y afirmaban que “es más probable que el próximo auto que pase no sea rojo, ya que ya circularon tres vehículos seguidos de ese color”.

Si no hay patrones que guíen los hechos, no hay probabilidades. Si hay patrones, tampoco las hay. Ergo, no existen las probabilidades. Más o menos así podría reconstruirse el argumento en el que se basaba.

Su ejemplo principal, que batía como un pesado y filoso mandoble contra los Espectros de la Probabilidad, era el siguiente: si se arroja una moneda, hay un 50% de probabilidades de que caiga cara y otro tanto de que sea ceca. Sin embargo, uno puede arrojar la moneda cien veces y que caiga siempre cara, y no hay nada lógicamente contradictorio en eso.

(Se tiene en cuenta que la moneda es “normal”, y si se quiere agregar el canto de la misma como tercera posibilidad de la caída, la teoría de nuestro amigo no se ve afectada).

Sin embargo, nuestro querido Rocambole se encontraba frente a un dilema: quería ir al cine o a bailar. Si iba al cine, no podría ver a María. Si iba a bailar, se encontraría con Pedro. Pedro saldría con María sólo si Marta los acompañaba. Aunque Marta los acompañara, Raúl no iría con ellos. No es el caso de que Rocambole quiera salir con Raúl y no ver a María. La película era linda o cara. Rocambole iría si y sólo si no era cara. Pero si Marta iba al cine, entonces Rocambole no iría.

Rocambole no sabía qué hacer. Para decidirse arrojó una moneda.

18 comentarios:

Atenea Kamet dijo...

Creo que Rocambole se equivoca, una película linda (¿buena?) siempre vale el esfuerzo!
De todas formas, qué complicado este chico Rocambole, no?

Soportándome dijo...

Que el azar-fantasma le acompañe. Que triste, nuestra vida decidida por una cara...

El Jardinero del Kaos dijo...

Este cuento me hizo acordar mucho a Dolina(no se si es halago)esta muy bueno e inevitablemente siempre le tengo que encontrar el costado comiquero tambien me acorde de Harvey Dent, y de que hace mucho escribi algo que se llamaba las tres caras de mi moneda, haciendo referncia al canto ¿por que nadie lo tiene en cuenta?
en fin creo que me exedi...

¿por que elegis nombres de viejos?

María dijo...

Rocambole ¿? ¡Qué imaginación para llevar nombre!


Pregunto...¿todo esto que escribís, es producto de tú imaginación?

Podés responderme aquí mismo.

Despeinada, te dejo un beso.

Arya dijo...

algo confundido el personaje... Facil, a la piscina.. con zapatos y todo.. o al cine perdon.

(una vez me dijeron: pensar castra ; )

Saludos.

Piel de letras dijo...

Gadorch...
Lo bueno es que tu personaje de nombre estrambótico no creía en el azar... ni en otras menudencias.
Pero es una buena manera de elegir, cuando no se tiene pasión por ir donde dicta el deseo.
Gracias por el café con leche.
;-)

Maria del Sur dijo...

"No creo en las brujas, pero que las hay, las hay..."
dijo Rocambole
y tiró la moneda

Mai dijo...

Las hay.

María dijo...

A ver…
1) Voy a responder a tu comentario filosófico ¿?
Lo haré aquí, y allá, donde posteaste y comenté.
2) Sin lugar a duda, tenés una brillante imaginación.
3) Y…¡me despeinaste la vida! Con lo cual, sigo en eses estado.
4) Gracias por el beso (¡de acá!). Je!
5) Sugerente…
6) ¡Nadie!
7) Eso, está por verse!!

Beso!

Na dijo...

Mmm... hay un par de cosas que no comparto con el Señor Rocambole. La primera es que en definitiva el universo sí juega a los dados. Y la segunda, es sobre las propabilidades. Creo que de hecho si existen, va, por algo es una ciencia, y si se dedicara infinitamente (bueno, exagerando un poco, con muchísimas alcanza) a arrojar la moneda, el resultado será 50 y 50.
Aunque reconozco que está bueno burlar las probabilidades de vez en cuando.

María dijo...

Galán:
Siii!
María de nombre, Estructura mi apellido.

¿Para qué lo hago?. Porque si por mi fuera, respondería aquí (te explique las razones anteriormente) pero como vos preferís que lo haga allá, respondiendo en ambos lados, ambos quedamos conformes.

¿Ves?. No siempre te salís con la tuya.

Gracias por el beso de un Galán a una dama ¿?.

Beso!

María dijo...

Galán:
¡Cómo!, ¿no se publicó el comentario allá?.

Rápidamente daré solución a ello.
Mmmm ¿estarás en lo cierto?.

¿El Gálán, besó la mano de una dama?

Esto no es un chat y yo trato de no permitir que mi ansiedad se delire otra vez por esos senderos.
Mi respuesta tardía lo confirma. Aunque no siempre lo logre. Es la idea.

¿Acaso vos conocés cual es la mía?

Gracias por el beso!

María Jesús dijo...

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Un beso

Maria del Sur dijo...

No habia notado que eras de libra...me gusta libra porque suena a libre si le cambias una letra...
despues tambien me gusta leo, porque es como leon...pero igual mas libra
Nacimos con signos afortunados...
metele...
pisis, suena a pis
o cancer...ese ya no suena a nada, no es sugerente...
es sos un cancer...todo mal

Lolette Glamour dijo...

Los caminos de la birra...qué locura, todos los días hay que elegir,y a veces es terrible!! Pero peor sería si no pudieramos elegir, o no?? No se, digo, qué se sho... XD

voy a proseguir leyendo sobre Rocambole...

Extranjera dijo...

Me encanto y me fascina el nombre. Q dificil es escoger el nombre ideal para un personaje. A veces no se logra, pero Rocambole le queda perfecto a este ser. Me lo imagino con la moneda yendo en contra de lo q cree y me da ternura. Pd: no quiero ser entrometidapero ya q los comentarios son publicos, pregunto: hay un romance bolgistico por aqui?

Tejedora dijo...

El azar. Fue lo que me trajo aquí.
Tú serás lo que me retenga o no.

Besos

giselita dijo...

venia todo muy bien, hasta que se le ocurrio eso de ir al cine o a bailar, ahi me perdi...demasiadas posibilidades!! o solo dos?? mmmm....no se, explicamelo vos.
igual me encantan las aventurasa de rocambole!!!
muy filosofico, como me gusta a mi, aunque me pierda...