miércoles, 14 de enero de 2009

Las aventuras de Rocambole. Hoy: sobre el hombre en el día y sus partes (las del día)



Rocambole siempre había tenido la misma discusión con su madre: según él, el orden de las partes del día era mañana-tarde-noche. En cambio, según su progenitora, la noche venía primero, y luego la mañana y la tarde, ya que cuando comienza el día es de noche. Sonaba coherente, aunque poco intuitivo.

Sea como sea, a Rocambole la parte del día que más le gustaba era la noche. No sólo por lo que ella implica (salidas, descontrol, joda), si no que todo lo que a él le gustaba hacer le gustaba más si lo hacía de noche: leer, escribir, caminar, escuchar música, manejar, dormir, charlar con un amigo, mirar las estrellas. La noche era el momento perfecto para hacer todas esas cosas (sobre todo mirar las estrellas, ya que de día se le complicaba un poco).

También comer tenía su encanto de noche. Aunque el tópico “comer” merece un párrafo aparte en la vida de nuestro héroe. A Rocambole no le gustaba comer. Lo sentía como una pérdida de tiempo. Como algo que los seres vivientes estamos obligados a hacer para mantenernos en nuestra existencia como tales. Comer implica dejar de hacer otras cosas que sí le gustan. Rocambole definía el acto deglutatorio de forma negativa: “¿Qué es comer?” “Es no-dormir, no-leer, no-escribir…”.

Pero volvamos al día y sus partes. A la madrugada la consideraba como parte de la noche: le encantaba salir a la ruta a esa hora, antes que el sol, cuando todavía está fresco en verano. Viajar de madrugada, tomando mate con facturas, era algo que disfrutaba mucho.

Sin embargo, Rocambole odiaba la mañana: cuando el astro dorado está bien arriba, molestando en los ojos, y la gente camina siempre tan apurada. La calle está llena de autos y ruidos. Y el sueño siempre está presente. Rocambole no soporta (y nunca pudo adaptarse a) levantarse temprano. Siguiendo la teoría de su amigo Jardinero, opinaba que para despertarse bien era necesario que la hora ya tuviera dos dígitos.

Mas hay algo que rescata de ese momento del día: el sexo mañanero. Despertarse con la persona amada y hacer el amor sin salir de la cama. Rocambole decía que eso era lo único que justificaba la mañana.

De la tarde, destacaba las siete: era su hora preferida. Sobre todo cuando vuelve de la playa, se baña y sale a pasear, a hacer compras. O se encuentra con un amigo a tomar un café, mientras el sol se va despidiendo dando paso a su amada noche.

A todo esto, ¿qué hora era? Rocambole mira el reloj y recuerda que debe llamar a una persona. Toma la agenda y busca su número telefónico en la “S”.

33 comentarios:

sedemiuqse dijo...

¡Vaya!
Besos y amor
je

PD
todo es simultaneo
je

Terapia de piso dijo...

Me gustaría despertarme tarde... bien tarde cuando el reloj tenga dos dígitos, pero el cuerpo me traiciona y me despierto temprano incluso los domingos...

José Roberto Coppola

El Jardinero del Kaos dijo...

Lo sigo sosteniendo. es insalubre levantarse con el reloj marcando menos de dos digitos, deberia estar penado por la ley, pero claro estan esos domingueros, que les gusta levantarse tempranito...
En fin...Rocambole manda!!!

proximamente Rocambole y el Jardinero en: Enfermero de dia Camarero de noche...En las mejores salas.

A l o n d r a . . . dijo...

.

Hey, me gusto. Sabes? yo tb prefiero la noche, la luna, las estrellas...

Nos vemos mi estimado...

Besos...

.

A l o n d r a . . . dijo...

.

Jajaja, me agrada que te halla gustado, pero fue algo extraño hacerlo, no sé, me siento tan loca esta noche.

.

Maritoñi dijo...

AAAAAAAAAAAAAAH! Ya entiendo, genial. Ne gustó mucho.

PAOLA dijo...

Los tiempos y destiempos son tan relativos.
La noche marca el clichè de la inspiración, también de la seducción y los secretos, el día y su vértigo nos sumerge en realidades crudas.
Depende del estado del alma es mi preferencia por el día o la noche. Rocambole es un dechado de certeza en cuanto a saber lo que quiere, no?
Muy buen texto!

ÓNIX dijo...

Tengo algunas cosas en común con Rocambole.. Adoro la noche... Y me encanta despertarme cuando mi reloj tiene dos dígitos, sólo que me es imposible por tantas cosas que tengo que hacer a diario...

Está muy bueno tu texto corazón... Besos...

María Jesús dijo...

Ay mi Galán! Que lejos me pillas para ir en tu busca, pero cuidado que el mundo no es tan grande... :o)

Quiero que sepas que agradezco tu apoyo y cariño, eres muy feo y un mal bicho... por no poner el desenlace de lo que leí días atrás ¡Ale he dicho! Que es broma, eres muy guapo y genial. Te dejo un beso grande, greande...


Un besooooooooo...

De profesión EX dijo...

Muy bueno tu texto!
Me gusta mucho no sólo lo que escribís sino tu manera de escribir, tu estilo.
Yo también soy una noctámbula y me sentí muy identificada con varias partes de tu relato.
Un abrazo

Gara dijo...

Soy noctámbula tb, la noche tiene magia y embrujo,me encantó el texto,besos

ValEnTiN dijo...

Me encanta la noche. Una hora favorita para mi es las 2:a.m. En la noche es cuando me gusta escribir, es cuando puedo apreciar el silencio de la ciudad luego de los cadaveres ruidosos de todo el día, la tarde y parte de la noche.
Disfruto a plenitud tomarme una taza de café cerca de la media noche o contemplar la ciudad desde la azotea de mi edificio, de verdad me encanta.
Me parece muy acertado lo que expones, la parte del sexo matutino y amanecer con alguien que quieras al lado tuyo es fascinante.
Saludos!!!

Passion dijo...

Que buena manera de vivir...aunque poco sana... en lo que a mi respecta prefiero descanzar denoche(menos los findes ja!) y durante el dia relizar actividades que me gustan!
Abrazo!

Lady Penny dijo...

Lo mío definitivamente es la noche... pero no hay nada como el sexo mañanero!!!
Buen blog... te dejo besos rockeros desde Chile...

Maria del Sur dijo...

a mi me parece q Rocambole estudio filosofia...

Nada, creo compartir gustos con Rocambole, va...de lo que dice...tengo un par de acentadas con la cabeza...

aunque un dia voy a mirar las estrellas de dia...esta decidido

DR. FREUD dijo...

Yo creo que Rocambole va a llamar a Samara!

Na dijo...

¡me gusta!

Soportándome dijo...

Me ha gustado, sobretodo el contrapiés al tiempo y el reloj.

María dijo...

No estando en vacaciones, vengo mal. Me acuesto y levanto con el reloj marcando un dígito.

Ahora esto se modifica en las mañanas, no por mucho tiempo más.

Besos.

Agua dijo...

Genial el texto!!! Me ha caido bien Rocambole...sobretodo porque le gustan las mismas cosas que a mi jejejejeje :-P Besitos!!!!!!

PD. En respuesta a tu comentario en mi post "mi mejor amigo" algun día quizas te contaré lo que pasó... ;-)

dezaragoza dijo...

Rocambole tiene una depresión rocambolesca. Pero muy original, "discursiones banales" podría llamarse el post. Un saludo señor.

Lolette Glamour dijo...

ey ey ey, estoy re atrasada con tu blog, ésto no puede ser! Volví de las vacaciones y todavía estoy lavando ropa sucia, armando curriculums para repartir, etc etc. Pero ya me voy a poner al día con la lectura y éstos menesteres para el alma. Sigo debiéndote el dibujo, pero va a llegar. Mientras tanto, que tengas unas perfelentes vacaciones Brasileiras (ayyy cuanta saudade que siento en mi coraçao!!!)

Beijinhos! jajajaja

pd: si vas a reventar la nochie, hacelo con juicio, con juicio querido! ;)

giselita dijo...

mmmmmmmmmmm......... eso de la "S"...Bueno, mejor no me meto donde no me llamaron.
La discusion eterna con mi madre es la siguiente: para mi la mañana esta abajo y para ella esta arriba, nunca nos pondremos de acuerdo.
Ademas, adhiero a la teoria del respetado jardinero,lastima que cuando el reloj marca 2 digitos ya debo estar en mi puesto de trabajo.
Alguna vez se me dara...

Viviana dijo...

Hola! Cuando quieras pasate por mi blog que tengo un premio para vos. Un abrazo

Extranjera dijo...

A mi me gusta la noche pq es el unico momento en el que siento algo de paz y odio las mananas. Despues de levantarme necesito al menos dos horas para deshacerme del mal humor y volverme util. Besos!

ana. dijo...

A veces...a las siete de la tarde, ya hay algunas estrellas. Besitos.

Arya dijo...

hola.. pasaba a releerte.. y saludar.

Un abrazo : )

el whittie dijo...

Yo también amo las noches.. es cuando más me inspiro, mejor escribo y de mejor humor estoy...

Tal y como dices, lo ÚNICO que salva la mañana es el sexo mañanero jajaja seguido de un buen café con leche (sorry, acá no tomamos mate) y un cigarrito...

Cloe dijo...

Las mañanas sólo me gustan cuando estoy de vacaciones.

Besos

Lunita Luminosa dijo...

Quien es "S" ¬¬...
ay estoy celosaa!!
Me gusto mucho lo que escribiste, me senti identificada con Rocambole, salvo en lo de "comer" jaja...me da mucha satisfacción comer, si es de la misma "comida" de la que hablamos Ja!
Dormir, dormir es tan hermoso...despertar siempre de noche ! y sentir q falta para volver a despertar...

Mariela Torres dijo...

Me gustó tu texto, y más me gustó la frase de que el día tiene que tener dos dígitos para levantarse.

Saludos.

PAOLA dijo...

Estimo que ya estará de regreso, sensible caballero.
Ojalá estas vacaciones le hayan traido diversión y descanso , bien merecido
bienvenido a la jungla y al laberinto, si le apetece

Anónimo dijo...

sexo en la mañana sin labarse los dientes...que asco

xD